Historias de la Historia

Anécdotas y Curiosidades del pasado

Archivo para 'Historia Clásica' Categoría

Hallan cerca de El Cairo los restos de un barco de hace más de 4.500 años

Publicado por El hijo del Ahuizote en febrero 2nd 2016

Arqueólogos checos desentierran en Abusir una embarcación faraónica junto a piezas de cerámica datadas entre el final de la III dinastía y principios de la IV

 

Excavaciones de la necrópolis de Abusir Ministerio de Antigüedades egipcio

Se dice que la primera talasocracia del mundo fue la de los minoicos, pero aunque los egipcios no se convirtieran en un imperio marítimo, sin duda fueron la primera civilización del mundo en depender de las embarcaciones. Barcos, botes, barcazas, balsas, navíos de recreo… eran utilizados constantemente en el día a día y se volvían por completo imprescindibles durante los tres meses que duraba la inundación, cuando si no se tenía una de ellas resultaba imposible desplazarse.

Gracias a eso se conocen navíos egipcios que se remontan incluso a las primeras dinastías, aproximadamente el año 3000-2686 a.C., halladas en Abydos junto a los desmantelados palacios funerarios de la necrópolis real. De todas las embarcaciones encontradas en Egipto, la más espectacular es sin duda el barco funerario de Khufu, encontrado intacto y desmontado al sur de la Gran Pirámide. Ahora, sus 40 metros de eslora se exhiben montados en su propio museo justo encima de donde fue encontrado. Y, dentro de no mucho, se le unirá en el nuevo Gran Museo Egipcio su gemelo, que desde hace unos años están excavando los egiptólogos de la Universidad de Waseda (Japón).

Hace apenas unos días, el ministro egipcio de Antigüedades, Dr. Mamdouh Eldamaty, ha dado a conocer que el equipo del Instituto Checo de Egiptología que excava en Abusir descubrió en la campaña del 2015 un nuevo ejemplar que añadir a la creciente colección de barcos faraónicos.

La embarcación apareció a una docena de metros al sur de la mastaba AS 54, un monumento de dimensiones excepcionales (52,60 x 23,80 metros). Hasta el momento, estos barcos sólo han aparecido enterrados en recintos funerarios reales o de contados miembros de la familia real, lo cual nos está hablando de que en ella se enterró un personaje (desgraciadamente por ahora anónimo) de una gran relevancia. Había que estar muy bien situado en el escalafón social para poder disfrutar de un barco de madera (un material escaso y muy caro) de 18 metros de metros de eslora.

Lo destacable es que, si bien la necrópolis de Abusir es conocida por ser el lugar de enterramiento de los faraones de la V dinastía, los detalles arquitectónicos, la orientación y la presencia de un cuenco con el nombre del faraón Huni sitúan esta mastaba en un período bastante anterior y poco conocido, el paso de la III a la IV dinastía.

Huni («El Golpeador») es un faraón un tanto esquivo, porque los documentos que nos hablan de él no son demasiados (fue el primer monarca en escribir su nombre dentro de un cartucho). Además, se sigue desconociendo a ciencia cierta dónde se enterró. Sabemos que fue el constructor de seis pequeñas pirámides de 20 metros de lado distribuidas por todo Egipto; pero no está del todo claro que las primeras fases de la pirámide de Meidum le pertenezcan, como se ha sugerido.

Sí se sabe con seguridad que fue su sucesor, Esnefru, quien la convirtió después en pirámide de caras lisas. Por desgracia, los nuevos corredores descubiertos en ella en el año 2000 no fueron tan amables de presentar a la cámara del endoscopio que los estudiaba un nombre con el que dilucidar la incógnita.

Como es fácil de imaginar, que se confirme la posibilidad de haber topado con un pequeño núcleo de mastabas pertenecientes a cortesanos o miembros de la familia real de este soberano egipcio tiene sobre ascuas a los arqueólogos checos. Por entonces ya estaban empezando a escribirse textos autobiográficos en las mastabas de los nobles y ello puede suponer una insospechada cosecha de nuevos datos históricos… que al fin y a la postre es para lo que se excavada, no para encontrar «tesoros» que exponer en un museo. El tiempo dirá.

 

  • JOSÉ MIGUEL PARRA
  • Egiptólogo

Tags: , , , , ,
Publicado en egipto antiguo, Historia Clásica, Noticias de la historia | Comentarios desactivados en Hallan cerca de El Cairo los restos de un barco de hace más de 4.500 años

Cinco inventos egipcios que aún se utilizan

Publicado por El hijo del Ahuizote en marzo 19th 2013

Muchos artículos de los que utilizamos actualmente se originaron en el antiguo Egipto. Esta es una pequeña muestra.
1. Preservativo
Dicen que en el siglo X a.C., los egipcios empezaron a utilizar condones hechos de la tela de lino en la actividad sexual con el propósito de evitar la transmisión de enfermedades.
2. Zapatos de tacón
Los zapatos de tacones altos fueron inventados en 3500 a.C. en Egipto. En aquel entonces eran artículos exclusivos para las mujeres nobles y se consideraba un gran honor llevarlos entre el pueblo llano. A pesar de todo, los zapatos de tacón en aquella época no eran ni mucho menos tan cómodos como los actuales.
3. Papel
Los egipcios inventaron el papiro en el 4000 a.C., golpeando las fibras vegetales hasta convertirlas en una pasta con la cual se hacía una capa muy fina que se dejaba secar y sobre la cual después se podía escribir.
4. Pluma
Después de la aparición del papiro, la gente no pudo seguir escribiendo con aguja de hueso o piedra y necesitó de una nueva herramienta para no romper el papel. Así se inventó la pluma.
5. Reloj de agua
El reloj de agua se sigue utilizando, aunque mayormente como adorno u objeto de coleccionista. Los primeros relojes de agua consistieron en una vasija de cerámica que contenía agua hasta cierto nivel, con un orificio en la base de un tamaño adecuado para asegurar la salida del líquido a una velocidad determinada y, por lo tanto, en un tiempo prefijado.

 

Reloj de Agua en el antiguo Egipto

Fuente:
spanish.china.org.cn

Tags: ,
Publicado en egipto antiguo, Historia Clásica | Comentarios desactivados en Cinco inventos egipcios que aún se utilizan

Hégira

Publicado por El hijo del Ahuizote en julio 16th 2012

Hégira (en árabe hiyra هِجْرَة) indica el traslado de Mahoma. Es la emigración de los musulmanes de La Meca a Medina, ocurrida en el año 622 de la era cristiana. Dicho evento marca en el mundo islámico el año primero. Los musulmanes toman desde el año 632 d. C. el primer día del año lunar en el que se produjo (16 de julio de 622) como referencia para su calendario. El término, por extensión, se aplica a cualquier fuga o emigración semejante. En el año 639 d. C., el califa Umar señaló el año de la Hégira como el primero de la era musulmana. En consecuencia, el 622 d. C. se convirtió en el 1 AH (anno hegirae, ‘año de la Hégira’) en el calendario musulmán.

La palabra hiyra significa literalmente «migración», y no «huida», como por error se traduce a veces.

Mapa de la Hégira y otras anteriores migraciones musulmanas.

Mapa de la Hégira y otras anteriores migraciones musulmanas.

Dado que el calendario musulmán cuenta por años lunares de 354 días, 8h, 48m y 38 s, 33 años suyos equivalen a 32años solares y 4 días, 18h y 48m. Sin embargo, intercala también 11 años de 355 días en cada ciclo de 30 años.

La conversión de los años musulmanes a la era cristiana se realiza sumando 621, si el año de la hégira no pasa de 32. Si pasa de 32, se lo divide por 33, se resta el cociente al año dado y se le suma 622 al resultado.

Para la conversión inversa, cuando el año sea menor de 641, se restará 621; si está entre el 641 y 653 se restará 620, y si pasa de 653, se restará 621, dividiendo el resultado por 33 y añadiendo al cociente el dividendo obtendremos el año de la Hégira (o alguna vez el siguiente).

Tags: , , , , ,
Publicado en Historia Clásica | Comentarios desactivados en Hégira

El escriba sentado

Publicado por El hijo del Ahuizote en mayo 21st 2012

El escriba sentado, también conocido como El escriba sentado del Louvre, es una de las estatuas más representativas de la escultura del Imperio Antiguo de Egipto, y una de las más famosas y bien conservadas de toda la Civilización egipcia. Fue esculpida entre los años 2480 y 2350 a. C.

El escriba sentado, expuesto en el Museo del Louvre, París.

El escriba sentado, expuesto en el Museo del Louvre, París.

Se realizó en una época en que Egipto se encuentra en la cima de su gloria y se ha abandonado la construcción de grandes pirámides: los artesanos cubren más campos, las tumbas y los templos tienen una arquitectura más compleja y el arte se ocupa de objetos más pequeños, reproduciendo la vida cotidiana. Los escribas, que son indispensables en el Estado fuertemente centralizado, son representados frecuentemente.

La estatua fue hallada en la necrópolis de Saqqara, se estima que representa a un alto funcionario de la administración. Colocada en la capilla de culto de una tumba, la estatua participaba en las ceremonias y recibía las ofrendas para el difunto, su función tenía pues un carácter funerario.

Detalle del rostro del escriba.

Detalle del rostro del escriba.

El artista le representó mientras escribía en posición sedente con las piernas cruzadas y encima de ellas reposa un papiro desplegado, mientras está a punto de realizar su labor como escriba, por lo que sostiene un cálamo en su mano (perdido), llevando como prenda de vestir un shenti, donde apoya el papiro.

Su cuerpo está esculpido en caliza, y sus ojos tallados en cristal de roca, cuarzo blanco y ébano. Su cara está atenta y su mirada es viva; esta parte del cuerpo es muy realista, resaltan los pómulos y las mejillas, y los ojos aparentan gran realismo. Las manos están talladas con esmerado detalle. Su postura es algo hierática, y su actitud tensa. Presenta pliegues en el vientre que hacen resaltar su obesidad. Su buena conservación nos permite ver la policromía antigua, con la aplicación de los diferentes colores.
Las esculturas de dioses y faraones del Imperio Antiguo se caracterizaban por mostrar una actitud hierática. Sin embargo, por tratarse de un cortesano, no es extraño el realismo de esta obra, realizando su actividad, o la representación de la obesidad del escriba y el realismo de los ojos, muy detallados.
Actualmente la estatua se exhibe en el Museo del Louvre de París, Francia.

Tags: , ,
Publicado en egipto antiguo, Historia Clásica, Imágenes con historia | Comentarios desactivados en El escriba sentado

Sobre Hipatia y la Biblioteca de Alejandría

Publicado por El hijo del Ahuizote en enero 13th 2012

La mítica Biblioteca de Alejandría está llena de misterioso y asombro; misterio pues se saben pocas cosas claras, no se sabe con exactitud como se destruyó, y la versión cambia según que cultura este describiendo ese fin trágico, tampoco se sabe con certeza cuantos libros guardaba ni su organización precisa. Asombro pues era la guardiana de gran parte del saber de la antigüedad, allí encontrabamos en papiros o pergaminos la colección de obras de Aristóteles entre otros muchísimos documentos muy importantes.

Carl Sagan (1934-1996), el genial científico e incansable divulgador de la ciencia, también se ocupó de la Biblioteca de Alejandría, en su afamada serie Cosmos, asi como de Hypatia, pero dejemos que el mismo nos lo cuente:

El último científico que trabajó en la Biblioteca fue una matemática, astrónoma, física y jefe de la escuela neoplatónica de filosofía: un extraordinario conjunto de logros para cualquier individuo de cualquier época. Su nombre era Hipatia. Nació en el año 370 en Alejandría. Hipatia, en una época en la que las mujeres disponían de pocas opciones y eran tratadas como objetos en propiedad, se movió libremente y sin afectación por los dominios tradicionalmente masculinos. Todas las historias dicen que era una gran belleza. Tuvo muchos pretendientes pero rechazó todas las proposiciones matrimoniales. La Alejandría de la época de Hipatia —bajo dominio romano desde hacía ya tiempo— era una ciudad que sufría graves tensiones. La esclavitud había agotado la vitalidad de la civilización clásica. La creciente Iglesia cristiana estaba consolidando su poder e intentando extirpar la influencia y la cultura paganas. Hipatia estaba sobre el epicentro de estas poderosas fuerzas sociales. Cirilo, el arzobispo de Alejandría, la despreciaba por la estrecha amistad que ella mantenía con el gobernador romano y porque era un símbolo de cultura y de ciencia, que la primitiva Iglesia identificaba en gran parte con el paganismo. A pesar del grave riesgo personal que ello suponía, continuó enseñando y publicando, hasta que en el año 415, cuando iba a trabajar, cayó en manos de una turba fanática de feligreses de Cirilo. La arrancaron del carruaje, rompieron sus vestidos y, armados con conchas marinas, la desollaron arrancándole la carne de los huesos. Sus restos fueron quemados, sus obras destruidas, su nombre olvidado. Cirilo fue proclamado santo.

La gloria de la Biblioteca de Alejandría es un recuerdo lejano. Sus últimos restos fueron destruidos poco después de la muerte de Hipatia. Era como si toda la civilización hubiese sufrido una operación cerebral infligida por propia mano, de modo que quedaron extinguidos irrevocablemente la mayoría de sus memorias, descubrimientos, ideas y pasiones. La pérdida fue incalculable. En algunos casos sólo conocemos los atormentadores títulos de las obras que quedaron destruidas. En la mayoría de los casos no conocemos ni los títulos ni los autores. Sabemos que de las 123 obras teatrales de Sófocles existentes en la Biblioteca sólo sobrevivieron siete. Una de las siete es Edipo rey. Cifras similares son válidas para las obras de Esquilo y de Eurípides. Es un poco como si las únicas obras supervivientes de un hombre llamado William Shakespeare fueran Coriolano y Un cuento de invierno, pero supiéramos que había escrito algunas obras más, desconocidas por nosotros pero al parecer apreciadas en su época, obras tituladas Hamlet, Macbeth, Julio César, El rey Lear, Romeo y Julieta

Una irreparable pérdida sin lugar a dudas.

 

Publicado en Historia Clásica | 1 Comentario »

 
A %d blogueros les gusta esto: