Historias de la Historia

Anécdotas y Curiosidades del pasado

Archivo para 'Historia de Mexico' Categoría

Maniobras de Artillería en San Lázaro. Ciudad de México 1902

Publicado por El hijo del Ahuizote en junio 17th 2017

                                     Soldados de artillería emplazando las piezas antes de iniciarse los tiros.


La Secretaría de Guerra y Marina abrió un concurso y nombró a una comisión para estudiar y conocer cuál era el cañón de campaña de tiro rápido que reuniera las mejores condiciones para dotar al Ejército Nacional.

El coronel Manuel Mondragón había traído de Europa cañones fabricados por tres casas: la Krupp, la Schnier-Canetvy y la Saint Chaumond-Mondragón.

                      Un cañón Saint Chaumond-Mondragón, efectuando sus disparos de prueba


La comisión que tenía que dictaminar la eficiencia de dichas piezas de artillería estaba formada por el general Juan Villegas, jefe del Departamento de Artillería, el mayor Rafael Eguía Liz, los capitanes Víctor Fernández Covarrubias y Francisco Nar-váez y los tenientes Enrique Ruiz, Fernández y Serna.

Después de un largo estudio, la comisión rindió su informe y la Secretaría de Guerra y Marina, resolvió adoptar el cañón Saint Chaumond-Mondragón, haciendo un pedido de importancia. El cañón de referencia, color gris oscuro, permite fácilmente confundirse con el terreno y tiene además un sistema de cierre de tornillo, frenos hidráulicos y recuperador con resortes de acero para el movimiento de retroceso.

                                   Después del éxito de las maniobras, las dotaciones recogen las piezas.

El 18 de abril de 1902, el presidente de la República, general Porfirio Díaz, concurrió a la demostración de estas piezas, acompañado de los generales Eugenio Rascón, Juan Villegas, Joaquín Beltrán y otros altos jefes y oficiales. Se hicieron disparos alternados de 500 a mil metros; el Primer Magistrado y sus acompañantes quedaron satisfechos de estas pruebas, así como numerosa concurrencia que se agregó para contemplar con admiración la efectividad de los disparos del nuevo cañón.

 

 

El general Porfirio Díaz, altos jefes del Ejército y sus estados mayores durante las demostraciones del cañón adoptado para el Ejército Nacional.

 

Tags: , , ,
Publicado en Eventos bélicos, Historia de Mexico | Comentarios desactivados en Maniobras de Artillería en San Lázaro. Ciudad de México 1902

El General Obregón en la Tumba del Presidente Madero

Publicado por El hijo del Ahuizote en abril 2nd 2017

El general Alvaro Obregón visita la tumba del presidente mártir don Francisco Madero después de su entrada triunfal a la ciudad de México. Agosto de 1914

 

El General Obregón y la profesora María Arias en la tumba de Madero del panteón Francés

Muy significativa resultó la ceremonia. Hicieron uso de la palabra: el teniente coronel Guillermo Castillo y Tapia, Adolfo Cienfuegos, licenciado Luis Manuel Rojas, licenciado José Inés Novelo, coronel José Obregón.
Muchos concurrentes pidieron que hablara la señorita profesora María Arias, la que dijo, entre otras cosas: . . . «Nosotras, las débiles mujeres que no podíamos tomar un fusil y que nos vimos reducidas a nuestros suspiros, a nuestras lágrimas y a nuestras flores sobre el sepulcro del mártir… Y, más adelante se nos expulsó de las escuelas y se hizo bien. Nosotras no merecíamos pertenecer a esa escuela de Huerta . . .» «Es preferible un pueblo ignorante y valeroso, que un pueblo culto y abyecto …»

 

Obregón acompañado de los oficiales de su estado mayor: Jesús M. Garza, Cornel José Obregón, Francisco Serrano y Julio                                                                          Madero en la visita al sepulcro de Madero

Emocionado, el general Alvaro Obregón dijo: «No tienen excusa los hombres que pudiendo cargar un fusil se han abstenido de hacerlo, por el temor de abandonar el hogar; yo he abandonado mi hogar y mis hijos, pero como prueba de que sé admirar el valor de los demás, cedo mi arma a la señorita Arias, porque es digna de llevarla. Esta arma, que ha servido para la defensa de los intereses populares, está tan bien en sus manos como lo ha podido estar en las mías».

 

Tags: , , , , ,
Publicado en Historia de Mexico | Comentarios desactivados en El General Obregón en la Tumba del Presidente Madero

El rey ha muerto … ¡viva el rey!

Publicado por El hijo del Ahuizote en julio 11th 2016

Después de firmados los Tratados de Ciudad Juárez  (21 Mayo 1911), Porfirio Díaz continúo dando largas a su renuncia. Al otro día de aprobados, el secretario de gobernación, Vera Estañol, leyó ante los diputados federales el contenido del citado convenio, subrayando que el ejecutivo había considerado “que el anuncio de que el señor presidente renunciaría a la presidencia, lanzando de improviso y sin haber ajustado antes las condiciones bajo las cuales los revolucionarios depondrían las armas; más aún, sin conocerse oficialmente cuáles serían esas condiciones, habría sido aflojar de una vez todos los vínculos del orden y la legalidad, que aún mantenían en concierto la mayor parte de la República, y ello habría significado entregar al país a la anarquía, que fatídicamente asomaba en varios ámbitos del territorio nacional, a la sombra de una agitación revolucionaria. .. En vista de esta situación y del clamor general que se oía en toda la República, pidiendo el restablecimiento de la paz y de la seguridad, el ejecutivo consideró que era necesario buscar al conflicto una solución”.

Revolucionarios en la batalla de Ciudad Juárez

Revolucionarios en la batalla de Ciudad Juárez

No perseguía otro fin, esta solución, que el de anunciar el propósito presidencial de abandonar el poder y participar, a la opinión pública, que la renuncia de Corral venía en camino, pero, sobre la base de que el jefe de la revolución y sus partidarios prestasen todo su apoyo al nuevo gobierno para establecer, el reinado de la paz, dentro del orden constitucional. A pesar de ello, la renuncia de Porfirio Díaz no llegaba a la cámara de diputados, hasta que el 24 de mayo (1911) el pueblo se desbordó en manifestaciones violentas, por las calles de la ciudad, lanzando injurias y denuestos contra el dictador. ‘”A las nueve de la noche, la multitud que recorría las calles, pidiendo la renuncia, era enorme y presentaba apariencias amenazadoras. La calle de Cadena estaba ocupada por numerosas fuerzas federales, armas al brazo, en espera de órdenes. Las azoteas que rodeaban la casa del insensato dictador estaban coronadas de soldados. I na imprudencia de la policía, en la plaza de armas, provocó las iras de los manifestantes, que atacaron un gendarme; éste disparó su arma contra los agresores y fue la señal para que los soldados que guardaban el palacio nacional y vigilaban desde las torres de catedral, hicieran una descarga sobre la multitud, a la que dispersaron después de causar la muerte de hombres, mujeres y niños”.

 

Porfirio Díaz

Porfirio Díaz

 

Un conocido escritor relata los hechos así: “…La paz está firmada, el convenio exige que renuncie (Díaz) a la presidencia; pero se resiste aún. La plebe grita en las calles, el motín arrecia y las tropas se ven obligadas a repeler a la multitud. La sangre corre en la plaza principal y otros lugares de la ciudad de México; la cámara espera desde el veinticuatro las renuncias del presidente y del vicepresidente, pero el general Díaz vacila.

“La sesión de la cámara de diputados tiene que suspenderse, porque el público, desde la galería, pide con exigencia que se discuta la renuncia. El señor Calero, desde la tribuna, pretende calmar a los concurrentes. Lo mismo intenta el señor Peón del Valle. Los dos dicen que la renuncia se presentará al día siguiente. A nadie escucha. No se oye más que un grito: ¡la renuncia! ¡la renuncia!”

José Yves Limantour, consejero de Díaz, le animó a renunciar a la presidencia.

José Yves Limantour, consejero de   Díaz, le animó a renunciar a la                 presidencia.

En el domicilio del dictador, las escenas de la mañana del 25 de mayo llegaron a lo patético: Limantour estaba, ante Porfirio Díaz, con la renuncia en la mano; la cámara iba a reunirse; la familia rogaba; Limantour exigía. Al fin, a las dos y media de la tarde, el dictador firmó. Dos horas después, su renuncia, con la de Corral que había llegado con anterioridad, fue aprobada por el congreso. Entonces, alguien, con voz oratoria, exclamó: “El presidente Díaz ha muerto. ¡Viva el ciudadano Díaz!”

 

La casa de Díaz en Cadena

La casa de Díaz en Cadena

En su renuncia, el ex presidente se sometía a la posteridad, terminando así una larga época de nuestra historia.

El pueblo, al conocer la buena nueva, fue presa de inmensa alegría mientras el dictador se aprestaba a salir del país. Al abandonar la capital de la República, desde la cual dominó durante treinta años al pueblo mexicano, lo escoltaba Victoriano Huerta. En el camino a Veracruz, su tren fue atacado, por algún revolucionario, pero los asaltantes fueron rechazados por las tropas que lo protegían. Ya en Veracruz embarcó en el barco alemán Ipiranga rumbo a Europa. Las clases elevadas de ¡a ciudad le hicieron una ruidosa despedida; el pueblo se mostró indiferente. Al separarse de él, Huerta le prometió fidelidad en su nombre y en el del ejército.

Porfirio Díaz abandonó definitivamente el territorio nacional. Un eco, lejano, parecía repetir: “El presidente Díaz ha muerto”.

 

Carta de renuncia del presidente Porfirio Díaz

Carta de renuncia del presidente Porfirio Díaz

Tags: , , , , ,
Publicado en Historia de Mexico | Comentarios desactivados en El rey ha muerto … ¡viva el rey!

INAH desmonta zona arqueológica para abrir centro comercial en Valle de Bravo

Publicado por El hijo del Ahuizote en marzo 8th 2016

Investigación especial: buscan dar paso a la construcción de un centro comercial en terrenos de los empresarios Alejandro Martí y Alejandro Aboumrad.

valle

Desde el año 600 de nuestra era, la cultura matlazinca creó un desarrollo administrativo, habitacional y un panteón ceremonial de gran esplendor en lo que ahora conocemos como Valle de Bravo, Estado de México, pero durante los últimos 70 años los vestigios de esta civilización han sido destruidos por la maquinaria inmobiliaria de alto poder adquisitivo, con la colaboración directa del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), gobierno estatal y ayuntamiento.

El predio Casa de Ídolos, en la zona arqueológica de La Peña, era uno de los últimos espacios en resistir el embate inmobiliario, pero en diciembre de 2015, el INAH ordenó desmantelar y enterrar estructuras prehispánicas, algunas calificadas como “monumentales”, para dar paso a la construcción de un centro comercial en terrenos de los empresarios Alejandro Martí y Alejandro Aboumrad, revelan documentos oficiales.

Los medios y organizaciones que forman parte de Mexicoleaks recibieron una filtración sobre la destrucción de vestigios arqueológicos en Casa de Ídolos, lo que dio inicio a una investigación conjunta que concluye que estas conductas se han repetido desde la década de 1930, cuando se descubrieron los primeros vestigios.

Económicamente estos terrenos son relevantes porque dan vista completa al lago artificial de Valle de Bravo; por ejemplo, una casa con alberca en esta zona se oferta en internet endos millones de dólares.

El valor cultural de la zona es incalculable: desde el año 600 de nuestra era, Valle de Bravo era sede de una civilización de gran prosperidad y actividad cultural.

Alrededor del año 750 los habitantes desaparecieron, por razones aún desconocidas; en 1200 regresaron para establecer temazcales y aliviar las dolencias de los enfermos de toda la región.

Aquellos que no sobrevivían eran enterrados en la misma zona junto a suntuosas ofrendas.

Las excavaciones de las últimas décadas han dado como resultado el hallazgo de cientos de entierros, ofrendas, esculturas y edificios “monumentales”.

Nada importó. Documentos oficiales confirman:

-Que la zona no ha sido explorada en su totalidad.

-El saqueo de vestigios arqueológicos.

-Que los arqueólogos que defendieron la preservación fueron removidos “por órdenes superiores”.

-Y que la destrucción del patrimonio histórico no es perseguida por el INAH.

Esta es la historia.

FOTO 1

DESTRUCCIÓN DE VESTIGIOS ARQUEOLÓGICOS SIN CASTIGO

Desde 2007, la empresa “Las Monjas Valle de Bravo” compró tres terrenos en La Peña para construir la “plaza comercial Patio Verde”, según consta en la Manifestación de Impacto Ambiental autorizada por la Secretaría del Medio Ambiente mexiquense en diciembre de 2012.

Según el Registro Público de la Propiedad del Distrito Federal, esta empresa fue constituida en 2006 por Alejandro Martí García, presidente de la organización México SOS y fundador del emporio deportivo Grupo Martí, y de Alejandro Aboumrad Gabriel, quien figura en el consejo de administración de Grupo Carso.

FOTO 2

En esa zona, la ley ordena que antes de cada obra el INAH debe verificar si hay vestigios arqueológicos que vale la pena rescatar o conservar. Dos de los tres terrenos fueron investigados por arqueólogos en 1989 y 2007, por lo que cumplían todas las normas para iniciar la obra.

La empresa y el gobierno del Estado de México avanzaron los trámites, ignorando que uno de los tres terrenos, el conocido como “Casa de ídolos”, nunca fue inspeccionado por arqueólogos.

A esta irregularidad se sumó el ayuntamiento de Valle de Bravo, que entregó la licencia de construcción para la plaza comercial sin verificar que el terreno no era construible.

En febrero de 2014, con el aval del gobierno mexiquense y local, trabajadores de “Las Monjas Valle de Bravo” comenzaron el desmonte del predio “Casa de Ídolos”.

Tras haber iniciado las obras de aplanamiento, el 17 de febrero de 2014, el representante legal de “Las Monjas”, Adalberto Arellano Contreras, envió un oficio al INAH solicitando la liberación del terreno.

El documento de “rescate arqueológico Casa de Ídolos” indica que el 25 de marzo del mismo año el director del Centro INAH Estado de México, Ricardo Jaramillo Luque, acudió a la zona y verificó el inicio de trabajos de “despalme y excavación de pozos con maquinaria pesada”, “obra con la que se reportaban daños al patrimonio arqueológico”.

En el párrafo siguiente del documento firmado por el arqueólogo José Hernández Rivero dice que este daño se dio por una “confusión” de la empresa, que no pudo identificar qué predios ya habían sido liberados y cuál no.

El documento “rescate arqueológico Casa de Ídolos” dice que el terreno presentaba “una gran cantidad de material cerámico y lítico constructivo de basamentos piramidales (…) que anuncia la importancia del depósito cultural que subyace”.

Con este descubrimiento, INAH Estado de México y la empresa “Las Monjas” se reunieron varias veces en Toluca y finalmente firmaron un proyecto de “rescate arqueológico” para evitar el “saqueo y destrucción”, recuperar vestigios y establecer la importancia cultural del terreno.

En la minuta de acuerdos del 30 de abril de 2014 la empresa se comprometió a pagar el salario de los arqueólogos y sus viáticos.

En entrevista realizada durante esta investigación conjunta, el arqueólogo José Hernández Rivero dijo que la devastación no podía atribuirse únicamente a la empresa, porque el terreno ya había “pasado por manos de tantos campesinos, concesiones, casas, etc.”

El representante legal de “Desarrollo Las Monjas”, Adalberto Arellano, dijo que iniciaron las obras sin darse cuenta que el terreno no había sido liberado, pero negó que hayan destruido vestigios arqueológicos y por lo tanto no fueron sancionados.

LOS PRIMEROS DESCUBRIMIENTOS

Los trabajos arqueológicos en el predio dieron como resultado el hallazgo de “estructuras, firmes pisos de gravilla de andesita color rosa, fogones, entierros y ofrendas”.

El documento “Rescate arqueológico Casa de ídolos primera fase 2014” destaca la presencia de un “altar” o “elemento votivo”, el cual presentaba un “fuerte deterioro” porque el despalme del terreno afectó tres o cuatro metros por debajo del piso.

Otro documento oficial, el “Informe técnico parcial Casa de Ídolos” también atribuye el mal estado de los vestigios a las obras de la empresa: “El estado de conservación es malo, ya que fueron destruidos parcialmente por las labores agrícolas y el despalme por la maquinaria”.

 FOTO 3

Durante las primeras inspecciones también se ubicó una “estructura de tamaño mayor” o “plataforma monumental” que ya había sido afectada por la construcción de una calle aledaña.

En otro sector del terreno se descubrió un “altar” de rocas sedimentarias y lajas Ixapaltete“que presentan un mejor grado de conservación y se caracterizan por tener los elementos casi en su totalidad”.

¿Cuál fue la decisión del INAH ante estos primeros descubrimientos?: El Consejo de Arqueología recomendó desmontar estas estructuras para permitir la construcción del centro comercial, “ya que una vez que la empresa realice el corte para la nivelación del terreno, arrasará con tales vestigios”, dice el reporte arqueológico.

 

FOTO 4

EL DESMONTE DE LA ESTRUCTURAS MONUMENTALES

El arqueólogo José Hernández Rivero, responsable del salvamento Casa de Ídolos ordenó desmantelar las estructuras matlazincas, argumentando que era imposible conservarlas en su lugar de origen.

Mediante oficios enviados a los trabajadores de campo el 26 de septiembre y el 8 de octubre de 2014, Hernández Rivero argumentó que el Consejo de Arqueología del INAH “manifestó no tener inconveniente” en realizar el levantamiento, toda vez que “no es posible su conservación”.

Las órdenes fueron enviadas a las arqueólogas Viridiana Hernández, Viridiana González y Tania Hernández. En el informe técnico parcial se anotó: “Se tuvo que cumplir con dicha acción aunque no se estuviera de acuerdo”.

Con esta orden se desarmaron 19 estructuras registradas que representaron “desplantes y muros que van de 1 a 7 hiladas de piedra, con alturas mínimas de 0.20 a máximas de un metro”.

En las fotos del documento oficial se aprecian cómo se desarmaron las estructuras:

 

FOTO 5FOTO 6

El arqueólogo José Hernández Rivero dijo en entrevista que no se puede parar una obra de desarrollo urbano, por lo que se intenta conciliar el interés inmobiliario con el de investigación.

“Podemos hacer cosas en la que nos coordinemos y nos integremos con el desarrollo urbano y que haya respeto a los vestigios, una vez que se sepa la realidad (…) no nos podemos oponer al desarrollo urbano, siempre y cuando se integre y se concilien los distintos intereses. En este caso ya los teníamos conciliados”.

Dijo que desmontar vestigios y armarlos en otro lado es algo que “se hace todos los días en el INAH (…) se hizo en el Templo Mayor en Tlatelolco, en el metro se hicieron cosas. A veces se cambian cosas para exhibición”.

TRABAJOS DE CAMPO

Los trabajos de campo y gabinete en Casa de Ídolos se extendieron todo 2014 y 2015 y abarcaron excavaciones extensivas, calas de exploración y pozos de sondeo.

Según el informe técnico parcial, que incluye la mitad de las excavaciones, durante los trabajos detectaron 46 entierros humanos. Uno de los mejores esqueletos en conservación fue identificado como “entierro 2 individuo 2”.

Según el análisis firmado por Daniela Macías Herrera, se trata de un hombre que murió entre los 30 y 34 años y que medía un metro con 54 centímetros de altura.

 

FOTO 7

En su informe, la especialista llamó la atención sobre el “alto” número de infantes enterrados en la zona, cuyos esqueletos estaban incompletos, por lo que se presume que no fue su primera tumba.

Durante los trabajos rescataron mil 619 fragmentos de cerámica.

También sacaron 182 figurillas de cerámica, la mayoría en mal estado de conservación y muy fragmentadas. De las piezas identificables destacan  47 “caritas”, 75 torsos y 52 extremidades.

Estás son las piezas más representativas, según el informe:

FOTO 8

También encontraron una figura relacionada con Tláloc, el dios de la lluvia conocido por las civilizaciones de Mesoamérica:

FOTO 9

Ninguno de los hallazgos ni el daño comprobado por los arqueólogos fue suficiente para cambiar la decisión del INAH.

INAH LIBERA PREDIO PARA CONSTRUIR CENTRO COMERCIAL

El 18 de diciembre de 2015, el Centro INAH Estado de México dio la autorización para construir el centro comercial.

El documento firmado por el delegado INAH en Edomex, Ricardo Jaramillo Luque, dividió el terreno en ocho polígonos que en total conforman los 5 mil 882 metros cuadrados del terreno Casa de Ídolos.

De este total 4 mil 697 metros cuadrados quedaron totalmente libres para las obras. Por lo que nueve de 11 estructuras detectadas en el “informe técnico parcial” quedarán sepultadas por el centro comercial.

Aquí el comparativo entre los diagramas del oficio de liberación (Izquierda) y el informe técnico parcial (derecha). Aristegui Noticias resalta en color verde la zona que sí se conservará y en rojo la que quedará bajo el centro comercial.

FOTO 10

Los cuadros que aparecen en el diagrama de la derecha corresponden a estructuras prehispánicas, incluyendo la señalada con el número 11 que fue descrita como “monumental” y que fue desmantelada por trabajadores del INAH.

En la zona señalada con el color verde el INAH ordenó restaurar y resguardar las estructuras identificadas con las claves 25/2, 19/2, 27/2, 32/2, 31/2 y una pequeña “plaza”; además, se ordenó enterrar nuevamente una tumba. Esta zona quedará en un área común para la visita pública.

Además, las estructuras 26 y 28 debieron llenarse de tierra para permitir que el centro comercial habilite su entrada.

Consultado sobre esta investigación, el representante legal de Desarrollo Las Monjas, Adalberto Arellano Contreras, dijo que la empresa prevé continuar con el proyecto, una vez que termine al 100 por ciento el trabajo de los arqueólogos.

 

70 AÑOS DE DESTRUCCIÓN

Los documentos consultados durante esta investigación confirman que la destrucción de la zona arqueológica de La Peña ha sido sistemática y en todo momento se ha privilegiado el desarrollo inmobiliario.

El informe técnico parcial reporta que Florencia Muller fue la primera arqueóloga en explorar la zona, probablemente alrededor de 1939, pero todos sus reportes y conclusiones se perdieron.

En 1947 gobierno federal construyó una presa para crear el lago artificial Miguel Alemán, por lo que se registró un desplazamiento de habitantes a las zonas más altas del municipio. Como forma de compensación las autoridades entregaron terrenos de La Peña, que entonces estaban abandonados.

En 1972, Manfred Reinhold realizó las primeras excavaciones en tumbas y estructuras ceremoniales en la parte baja este de La Peña, donde creó un “centro de custodia” para resguardar todos los descubrimientos.

El documento dice que Reinhold tuvo que abandonar “intempestivamente” su trabajo por “órdenes superiores”.

Debido a este abandono, la década de 1970 fue un “fuerte periodo de saqueos”, dice el documento. El custodio residente de la zona, el ciudadano Roberto Salazar, alertó al INAH pero ninguna autoridad acudió a reforzar las medidas de seguridad o reactivar las investigaciones.

Los documentos oficiales revelan que los propios funcionarios del INAH en esa época contribuyeron al deterioro de la zona arqueológica:

“A este periodo corresponde una serie de liberaciones que fueron otorgadas de manera irregular (porque no se hacían trabajos previos de rescate) y que el lado sureste de La Peña que también contenía importantes vestigios arqueológicos se perdiera totalmente”, dice el reporte técnico.

En entrevista para este trabajo, el arqueólogo José Hernández Rivero dijo que en la década de 1980 la arqueóloga Silvia Gutiérrez Rivera liberó una amplia zona para la construcción de una zona campestre, que desde entonces es conocida como “La Peña rica”.

Sobre esos terrenos se construyeron hoteles y casas de alto valor adquisitivo. La funcionaria fue despedida por esta irregularidad, aunque nunca se pudo investigar el valor cultural de esos terrenos.

La arqueóloga prefirió no opinar sobre esta investigación.

Según Hernández Rivero, la liberación de “La Peña rica” provocó el enojo de la población de “La Peña pobre”, que argumentó que sólo las personas influyentes podían burlas las leyes federales, por lo que empezaron a proliferar las obras sin permisos.

Las obras públicas también contribuyeron a destruir los vestigios.

En 1989, el arqueólogo Oscar Basante Gutiérrez denunció al Centro INAH la destrucción de estructuras en el lugar donde actualmente está el centro de salud de la población, pero no se emprendió ninguna acción administrativa ni legal, por lo que no se realizó ningún rescate.

En 1991 Oscar Basante Gutiérrez realizó los primeros reconocimientos sistemáticos en la zona. En 1992 exploró el basamento piramidal de La Palma.

Hernández Rivero afirma que en la década de 1990 logró un acuerdo con algunos comuneros para liberar terrenos, a cambio de que se permitieran las excavaciones arqueológicas; aún así, reconoce que muchos propietarios no aceptaron el trato y simplemente construyeron casas sin dar aviso a las autoridades.

“Esto se vio y sigue pasando porque todos los días hay nuevas construcciones (…) Hay trabajo hormiga todos los días. Basta con que les pongan un plástico y comienzan a trabajar por dentro destruyendo todo”.

VALOR CULTURAL

En entrevista realizada durante esta investigación conjunta, el arqueólogo José Hernández Rivero dijo que la zona es muy valiosa. Destacó los siguientes puntos:

  • La Peña tuvo actividad alrededor del año 600 DC como centro administrativo y de vivienda.
  • Era una zona muy productiva para la época (ni en el Valle de Toluca) debido a sus ríos.
  • Alrededor del año 750 la zona quedó abandonada, por razones aún desconocidas.
  • En el año 1200 la zona vuelve a ser ocupada, pero ahora con fines ceremoniales.
  • Los habitantes de toda la región usaron La Peña como centro de curación.
  • Había temazcales: eran enramadas cubiertas con pieles, dentro calentaban agua con hierbas medicinales.
  • Las personas que morían eran enterradas en el mismo lugar. Se usó para enterrar gente hasta la llegada de los españoles.
  • En alguna excavación encontraron hasta 200 cuerpos en un entierro múltiple.

 

FOTO 11

Fuente: http://aristeguinoticias.com/0803/mexico/inah-destruye-bastion-arqueologico-de-valle-de-bravo-para-abrir-centro-comercial/

Tags: , , , , , , , , , , ,
Publicado en Historia de Mexico, Noticias de la historia | Comentarios desactivados en INAH desmonta zona arqueológica para abrir centro comercial en Valle de Bravo

Libros para porfiristas

Publicado por El hijo del Ahuizote en febrero 24th 2016

Ahora que están de moda las versiones románticas y heroicas del porfiriato, su paz para los poderosos y su progreso para unos cuantos, su mano dura contra los pobres y su impunidad para los ricos, su eficacia para mantener fuera de la vida pública a las mayorías; ahora que nuestros gobernantes parecen tomarlo de ejemplo (salvo en sus partes más constructivas), vale recordar algunos trabajos acerca de un año, botón de muestra de aquel régimen ­autoritario.

En 1891 estalló en Chihuahua una rebelión que fue conocida de inmediato porque fue plásticamente contada por Heriberto Frías en el diario El Demócrata. Suele enfatizarse su carácter religioso (popular) o vérsele como una revuelta prepolítica contra el autoritarismo; pero ya hace tiempo, un trabajo coordinado por Jesús Vargas Valdés ( Tomóchic: la revolución adelantada) demostró su carácter agrario y político. Entre los afluentes de la rebelión, destaca la reacción de los pueblos contra el despojo perpetrado en Chihuahua por las compañías deslindadoras. Latifundistas mexicanos y compañías extranjeras entraron en conflicto frontal con los pueblos. Cuando los hermanos Limantour quisieron tomar posesión de 200 mil hectáreas de bosques empezaron las protestas que, al coincidir con la arbitrariedad de las autoridades, provocaron la rebelión.

Con toda su fuerza, la rebelión de Tomóchic nos seguía pareciendo un evento aislado, pero hace tres años, Emilio Kourí ( Un pueblo dividido: Comercio, propiedad y comunidad en Papantla, Veracruz) nos reveló otra rebelión que estalló también en 1891, como reacción de los pueblos contra los intentos del gobierno del estado por extinguir el condueñazgo, una forma de propiedad que les había permitido capear la aplicación de las leyes porfiristas que permitían el despojo agrario. No obstante el carácter legal de propiedad privada que tenía el condueñazgo, fue condenado por una ley de 1885 y destruido desde 1891.

Este proceso está directamente vinculado al auge comercial de la vainilla, que hizo mundialmente famoso el nombre de Papantla, y atrajo la ambición de poderosos inversionistas ligados a capitales estadunidenses. El asesinato de quienes se opusieron al despojo por la vía legal desató una revuelta que, en principio, pareció dirigirse contra funcionarios locales, pero que desembocó en una década de violencia intermitente, que no evitaría el despojo de las tierras de los pueblos en beneficio de los capitalistas asociados con el gobernador Juan de la Luz Enríquez y la familia política del presidente.

¿Dos rebeliones aisladas? Hace unos meses, la enorme historiadora Romana Falcón ( El jefe político) publicó un espléndido y exhaustivamente documentado análisis de la dominación política porfirista a nivel distrital y las persistentes revueltas y protestas contra el autoritarismo en el estado de México. Y en 1891, los distritos de Temascaltepec y Sultepec fueron teatro del estallido de una larga serie de motines armados contra las políticas agrarias, particularmente los deslindes de las tierras de los pueblos.

Las revueltas continuarían durante al menos cuatro años, siempre vinculados a los conflictos de tierras y a la acción de las compañías deslindadoras. El libro de Romana pone énfasis en las formas de dominación, pero también en la resistencia popular. Resalta la importancia que los pueblos dieron a los documentos antiguos que probaban sus derechos sobre tierras, bosques y otros bienes. Explica los mecanismos mediante los cuales numerosos indígenas perdieron sus tierras por la presión económica, en el contexto de la aplicación de las leyes liberales, en un proceso enormemente complicado que los indígenas interpretaron como una expoliación y un agravio.

En fin: hace unas semanas el historiador tamaulipeco Carlos Mora García me presentó el borrador de su tesis doctoral (El movimiento revolucionario de Catarino Garza, manuscrito inédito citado con permiso del autor), un exhaustivo análisis de la rebelión encabezada en la frontera de Tamaulipas por Catarino Garza. Sí, adivinó usted, lector: iniciada en 1891. Además de los aspectos políticos y del llamado a derribar a Díaz, los rebeldes denunciaron el despojo agrario y algunos de sus dirigentes buscaron conectarlo con las secuelas de la rebelión de Tomóchic y la rebelión coahuilense contra el gobernador José María Garza Galán. Uno de los dirigentes del movimiento catarinista, que insistió sistemáticamente en la prolongación de la revuelta, fue el periodista Paulino Martínez, quien pasó ocho meses en una prisión de Estados Unidos (1891-1892).

Veinte años después, esas regiones, esas formas de lucha y algunos de estos personajes estarían muy presentes en el estallido de la revolución de 1910. Y por cierto, Catarino Garza, ese interesantísimo personaje que hoy sólo parecen recordar los especialistas y algunos tamaulipecos, está a punto de ser rescatado y dado a conocer por Andrés Manuel López Obrador… ya leeremos su libro y lo estaremos comentando.

Twitter: @HistoriaPedro

Tomado con permiso del Dr. Pedro Salmerón de: http://www.jornada.unam.mx/2016/02/23/opinion/017a2pol#sthash.e0iYrjrE.dpuf

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Historia de Mexico | Comentarios desactivados en Libros para porfiristas

Descubren restos de principal cancha de juego de pelota en Tenochtitlan

Publicado por El hijo del Ahuizote en enero 27th 2016

“Es factible que algunos individuos hayan sido sacrificados como pago a los dioses, convirtiéndose en un alimento para la continuidad de la vida”.

juego pelota

Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron restos del costado norte de la principal cancha de Juego de Pelota de la antigua Tenochtitlan y una ofrenda con vértebras cervicales humanas.

inah

El hallazgo se realizó en la calle de Guatemala, en el Centro Histórico de la Ciudad de México en donde se ubicaba el Templo de Ehécatl-Quetzalcóatl, deidad mexica del viento; y bajo uno de los pisos de la escalinata norte se encontró una ofrenda conformada por vértebras cervicales humanas.

Así lo detalló en un comunicado el INAH, en el cual refirió que dicho descubrimiento se dio a conocer en la pasada Primera Mesa Redonda de Tenochtitlan, organizada por el organismo.

Este hallazgo fue registrado como parte de los trabajos de salvamento del Programa de Arqueología Urbana (PAU), bajo la coordinación del arqueólogo Raúl Barrera Rodríguez, quien comentó que el INAH tiene el propósito de continuar con las exploraciones en el lugar este año.

Fue durante las excavaciones realizadas en 2014, cuando un equipo de especialistas dirigidos por la arqueóloga Lorena Vázquez Vallín, descubrió los vestigios de una plataforma orientada de este a oeste y cuya longitud aún se desconoce.

Dicha estructura prehispánica que mide nueve metros de ancho y se encuentra a 6.45 metros al sur del Templo de Ehécatl, presenta tres etapas constructivas correspondientes a las fases V, VI y VII del Templo Mayor.

La construcción abarca el periodo comprendido entre 1481 y 1521 y la fase VI, edificada hacia 1486-1502, es la mejor conservada.

Por otra parte, en el costado norte de la plataforma que delimita al Juego de Pelota, se hallaron dos escalinatas superpuestas de cuatro peldaños, con sus respectivas banquetas que comunicaban con el Templo de Ehécatl; y en el lado sur, se identificó la superposición de los restos de tres muros estucados en forma de talud de aproximadamente 1.95 metros de altura.

La ofrenda fue encontrada bajo uno de los pisos de la escalinata norte del juego de pelota, y fue catalogada por los expertos como “única” por sus características, respecto con otras localizadas en estructuras del Recinto Sagrado de Tenochtitlan.

Los restos descubiertos a una profundidad de 1.60 metros, en un espacio de aproximadamente 45 centímetros, muestran que la ofrenda la conformaban varios grupos de cervicales humanas que aún guardaban su posición anatómica y presentan buen estado de conservación.

En el sitio también se recogieron los restos de navajillas y puntas de maguey, entre otros materiales, indicaron la maestra en Antropología Física, María García Velasco, y los arqueólogos Fernando Orduña Gómez y Lorena Vázquez Vallín, del PAU.

Un estudio antropofísico determinó que dichos huesos, que al parecer fueron depositados con los tejidos blandos, correspondían a una treintena de individuos, cuyas edades oscilaban desde los infantiles, de cero a seis años, hasta los juveniles, que eran más numerosos.

Para continuar el análisis, se tomaron muestras de sedimento para futuros análisis en busca de restos proteicos que pudieran indicar la presencia de sangre en el depósito, explicó la antropóloga María García.

“Al hacer el registro y análisis de los grupos de cervicales que conforman la ofrenda, encontramos que pertenecían a 31 individuos entre infantiles, juveniles y adultos; en 18 de éstos había presencia del hueso axis (la segunda vértebra cervical), lo que es importante para profundizar en el conocimiento acerca de la técnica de desarticulación del cráneo”, agregó la investigadora.

María García Velasco, Fernando Orduña Gómez y Lorena Vázquez Vallín explicaron que el cotejo con fuentes históricas, principalmente con los códices, arroja una clara relación entre el Juego de Pelota, la decapitación y la fertilidad: “El hueso, seco, molido, podría representar una semilla, al igual que la sangre, un elemento esencial dentro de un sistema de regeneración de vida”.

 

Tags: , , , , , ,
Publicado en Historia de Mexico, noticias | Comentarios desactivados en Descubren restos de principal cancha de juego de pelota en Tenochtitlan

Arrasan con zona arqueológica de Chimalhuacán

Publicado por El hijo del Ahuizote en noviembre 26th 2015

Con el aval del INAH, el municipio construyó un teatro que contenía material arqueológico, ya que el predio se ubica a sólo 80 metros de lo que fue el antiguo centro ceremonial

 

CIUDAD DE MÉXICO.

Las autoridades del municipio de Chimalhuacán, en el Estado de México, construyeron un nuevo recinto sobre vestigios de la sociedad prehispánica que ahí se desarrolló hace más de mil 200 años. Con aval del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el municipio construyó un teatro de 200 millones de pesos que arrasó con material arqueológico que existía en un predio localizado a sólo 80 metros de lo que fue el antiguo centro ceremonial.

“El caso es igual de ignominioso que el de la capilla de Tlaxcala (denunciado por el Conaculta ante la PGR en julio pasado), donde de la noche a la mañana desaparecen vestigios arqueológicos”, considera el abogado, especialista en patrimonio, Francisco Dorantes Díaz, quien afirma que en Chimalhuacán han sido violados diferentes artículos de la Constitución Mexicana, de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, así como las garantías individuales de los pobladores de la localidad, ubicada a sólo 19 kilómetros de la Ciudad de México.

“Estamos ante un caso grave de violación de derechos humanos y de afectación del patrimonio cultural. Desafortunadamente, la población no ha tenido una respuesta específica y concreta de las autoridades, es una situación grave”, agrega. En Chimalhuacán, muchas familias conservan bolsas llenas de vestigios arqueológicos que rescataron ellos mismos de los escombros que fue dejando la obra del gobierno municipal.

Teatro que está sobre restos arqueológicos

Teatro que está sobre restos arqueológicos

La construcción del Teatro Municipal de Chimalhuacán comenzó rodeado de irregularidades; el espacio para mil 700 espectadores, con área de exposiciones y escenario para una orquesta, fue construido en un predio de más de 28 mil metros cuadrados colindante al antiguo casco del rancho El Molino, que las autoridades lograron expropiar a su favor (mediante decreto publicado el 25 de octubre de 2010, en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de México) argumentando “que carece de valor histórico, artístico y/o cultural” a pesar de estar catalogado como bien inmueble histórico por parte del INAH.

 

Restos encontrados en el sitio

Restos encontrados en el sitio

Con el predio obtenido, el gobierno del antorchista Tolentino Román Bojórquez inició la construcción en febrero de 2012. Mediante una llamada anónima, los pobladores de Chimalhuacán comunicaron al INAH de los trabajos; a partir de marzo de ese año, y también se dirigieron al gobierno estatal, la Presidencia de la República y las Cámaras de Diputados y Senadores, solicitando su intervención para detener la construcción del estacionamiento subterráneo.

Los pobladores iniciaron entonces un plantón en las afueras del predio en construcción y fue en ese momento cuando rescataron miles de piezas arqueológicas, desde figuras de piedra, pequeñas figurillas de barro, cuentas y otros objetos, que hoy conservan en sus casas. La protesta fue desbaratada por una marcha de antorchistas que encabezó la presidenta interina, Rosalba Pineda, quien negó la existencia de bienes arqueológicos en el área de construcción.

Por esos días, la entonces coordinadora Nacional de Arqueología, Nelly Robles informó a los chimalhuaquenses que existía una orden de suspensión de los trabajos e instruyó al delegado del Centro INAH, Estado de México, Alberto González Batani, a estudiar la zona. El funcionario firmó un convenio con Rosalba Pineda, con el que el municipio se comprometió a proporcionar los recursos materiales y humanos para llevar a cabo estudios arqueológicos.

 

 

Larga lista de bienes

Un Informe Técnico Parcial realizado por los arqueólogos Raúl García Chávez y Rosalba Aguilera, determinó en 2012 que en el “área de registro” no existía “ninguna construcción prehispánica o colonial o histórica que haya sido afectada por 1346239los trabajos de excavación”. Sin embargo, meses después los mismos especialistas del INAH presentaron su informe final, en el que dan cuenta de la existencia de una estructura prehispánica y enumeran una larga lista de objetos encontrados en el lugar.

El informe, cuya copia posee Excélsior, incluye el reporte de campo (204 páginas), análisis de los materiales arqueológicos (147 páginas) y un catálogo exhaustivo de materiales de 489 páginas. Los arqueólogos partieron de la hipótesis de que en la zona se ubicó un “cuerpo de agua” en el que se alojaron diferentes materiales que fueron arrastrados por la gravedad y corrientes pluviales. Cerca del sitio ubicaron una construcción “hecha a la orilla del agua” en la fase Azteca II (hacia 1300 d.C.), una de las pocas evidencias arquitectónicas “descubiertas en la Cuenca de México” de esta fase.

Entre los cientos de piezas que ubicaron los arqueólogos, se encuentran cerámica, lítica tallada y pulida, así como figurillas. El INAH liberó el predio al municipio el 31 de octubre de 2012 mediante el oficio 401. B (4) 77.2012/1702. El abogado Francisco Dorantes, cree que la actuación de las autoridades violó los Artículos 1o y 4º de la Constitución “que establece el derecho de todas las personas al acceso a la cultura”.

 

1346240

Tags: , , , , ,
Publicado en Historia de Mexico, noticias, Sitios Históricos | Comentarios desactivados en Arrasan con zona arqueológica de Chimalhuacán

 
A %d blogueros les gusta esto: