Historias de la Historia

Anécdotas y Curiosidades del pasado

Diario de Un Piloto Nazi

Publicado por El hijo del Ahuizote en julio 31st 2016

El diario personal del piloto de la Luftwaffe Hans Prenger fue hallado en la Flak Kaserne, cerca de Hilden, en Alemania, el año 1945. Los párrafos entresacados de este diario que siguen a continuación, brindan una visión reveladora de la mente de un aviador nazi. Este diario estaba escrito, en parte, empleando el sistema alemán de taquigrafía Stolze-Schrey.
Hans Prenger era Primer Observador de un bombardero Hein- kel cuando los alemanes lanzaron su ataque de los primeros tiem­pos de la Segunda Guerra Mundial. En aquel entonces, su rango era el de Oberleutnant (teniente primero) y, finalmente, fue Jefe de un Fernkampfgruppe (grupo de combate de largo radio de vuelo).

Mayo 15, 1940: Mi tripulación es de hombres excelentes. Ober- feldwebel (sargento primero), Manfred Schmidt es mi piloto. Mi artillero de cola es Rolf Wegener. El radiotelegrafista es Siegfred Koellmann, Obergefreiter (soldado de primera). Y el artillero, el Feldwebel (sargento) Seuthe.

Mi aparato no pasa de ser un Heinkel. Yo había cifrado mis esperanzas en un JU (Junker). ¡Así sea! Si el Fuhrer me orde­nase volar en una caja para frutas, le obedecería.

Mayo 24, 1940: Despegamos todas las mañanas con una escolta de aviones de caza. Nuestros escoltas son buenos, aunque sean ME (Messerschmits). Misiones regulares de bombardeo a todo lo largo del frente occidental: Rotterdam, Metz, Bruselas y una docena de blancos más. Hoy hemos soltado nuestros huevos en los patios de la estación de ferrocarril de Nancy. Abundancia de fuego antiaéreo, pero ningún impacto en ninguno de nuestros aviones. Fuego antiaéreo hediondamente malo. Los franceses debían estar muy nerviosos.

Messerschmitt Bf 109

                                                                                  Messerschmitt Bf 109

Cada vez que acciono el mecanismo suelta bombas dirijo mentalmente una breve frase a los de allá abajo: «Saludos de la Patria. Un saludo alemán para vosotros.» Me divierte muchísimo. Dudo que a los de allá abajo les divierta. Pero sí les interesa. Me hace reirme por dentro.

Mayo 26, 1940: Hoy ha sido Amsterdam. Bombardeo a muy poca altura. La gente corría despavorida por las calles con sus cochecitos para niños. Muchas bicicletas de pedales. Ametrallamos después de haber soltado las bombas. Es muy cómico. Parecen muñecos, o bien hormigas estúpidas, que corren dando vueltas y se dejan caer aquí y allá cuando les ametrallamos. Muy pronto aprenden que no pueden escapársenos. Esto les enseñará lo que significa atacar al pueblo alemán. Les estamos dando una severa lección.

Mayo 27, 1940: Wegener me inquieta. Objeta contra el ametrallamiento de los civiles. Necesita que le disciplinen. Le expliqué que todos los enemigos del Fuhrer son gente que han nacido para esclavos, que han de doblar la rodilla o bien deberán probar el acero alemán. Mejor será que deje de criticar nuestra táctica. Al fin y al cabo, mi número dentro del Partido Nacional Socialista es de los bajos y, por ende, es mi deber capital corregir los errores de cualquier alemán.

Mayo 28, 1940: Hoy hemos bombardeado un aeródromo francés. Destruidos tres Moranes en tierra. Ni un solo francés pudo levantar el vuelo para disputar con nosotros. Los franceses son una raza decadente. ¡ Y pensar que éste es el pueblo que antaño produjo un Napoleón! Ahora no son buenos más que para servir a la Raza Señora.

Morane alemán

                                                                                                                                   Morane francés reconstruido

 

Ametralladas densas masas de gente en las carreteras francesas. ¿Querían guerra, eh? ¡Pues, guerra les daremos! Ni una sola bala desperdiciada con estas multitudes tan hacinadas de gente. Tantos franceses menos a consumir alimentos que podrán ser de provecho para los alemanes.

Mayo 29, 1940: Hemos visto un descenso de tropas paracaidistas nuestras cerca de Amsterdam. Algunos holandeses dispararon contra nuestros paracaidistas mientras descendían. Conducta democrática típicamene cobarde: disparar a hombres indefensos colgados de su paracaídas. Eso me asquea. Pero ese mismo atardecer les dimos una buena lección a estos holandeses, bombardeando con bombas incendiarias las poblaciones suburbanas. Mayo 30, 1940: Hemos bombardeado Duenkirken (Dunquerque), hoy. Una gran masa de llamas y grandes columnas de humo negro. Una vista maravillosa. Mi avión zarandeóse por efecto de las explosiones que se producían allá abajo, en tierra. ¡ La furia del teutón! ¡Que el mundo vea y se cuide!

Junio 2, 1940: Hacinamientos de tommies * ingleses en las tierras bajas de Dunquerque, hoy. Nos lanzamos contra ellos, pero, súbitamente, hizo su aparición un enjambre de Hurricanes. Grandes combates encarnizados entre nuestros ME y los Hurricanes. Acertamos una embarcación llena de tommies y nuestras bombas la volcaron. El agua estaba llena de tommies que intentaban ganar la costa a nado. Ametrallamos una y otra vez a los que nadaban. Al canal inglés lo hicimos verdaderamente inglés al llenarlo de ingleses muertos.

Junio 4, 1940: Mala suerte. Un tiempo enojosamente malo nos ha impedido atacar hoy a Dunquerque. ¿Qué diablos hacen estos condenados ingleses llevando allí todas sus embarcaciones y todos sus aviones de caza? Han tenido mucha suerte… hasta ahora. Pero no les servirá de nada. Estoy ansioso de que llegue el buen tiempo y una ocasión para matar.

Junio 5, 1940: Ha muerto mi buen amigo el Oberleutnant Wil-helm Steutsel. Su Heinkel fue derribado por un Hurricane, sobre Dunquerque. ¡Grüss Gott, Wilhelm! Un magnífico guerrero alemán ha encontrado la muerte en batalla. Derribaremos muchos británicos para honrar tu memoria, Wilhelm.

Julio 8, 1940: Enviado a la Escuela de Instrumentos de Gatow.

Febrero 16, 1941: El blanco de hoy fue Birmingham. Soltamos nuestros huevos en una gran fábrica que hay allí. Tiempo asquerosamente malo. Lluvia espesa sobre el maldito Canal. Muy desagradable, sin poder ver nada más que las débiles luces verdes del tablero de instrumentos. Diez ME, en formación cerrada debajo nuestro y a nuestros lados, nos han dado escolta. 5,000 metros de altitud y mucho frío. La mayor parte del tiempo estuve atareado con cálculos de navegación.

Los malditos Spitfires nos alcanzaron cuando íbamos de regreso. A la ida el fuego antiaéreo no había sido mucho. A la salida ya fue otro cantar. De entre las nubes salieron aviones ingleses como abejas. Puse el casco de acero en la cabeza de Veit y ordené a los demás que también se lo pusieran. Alrededor nuestro desencadenóse una serie de locas peleas encarnizadas. Perdimos cinco ME y dos Heinkels. Naturalmente, tumbamos quince o veinte de los Spitfires, según el informe del Jefe de Grupo, Vortsmann.

Ahora, al regresar a nuestra base después de cada misión, encontramos gran número de agujeros en nuestro aparato. Hasta ahora nunca nos han dado en ningún punto vital.

Abril 23, 1941: Noto que me siento muy cansado cuando regresamos de alguna misión. Terriblemente cansado. Sólo un poco mientras estamos en vuelo; pero terriblemente cuando regresamos.

Cuando volvemos, después del interrogatorio y los informes, me siento mejor. La abundancia de comida y buenos licores nos hace sentirnos bien. Es un alivio tener libres la noche y el día siguiente.

Nuestra base, cerca de Etampes, a unos treinta y dos kilómetros al Sur de París, es muy cómoda. Abundan el champaña y el coñac. Muy agradable. Pero me siento muy cansado.

Abril 25, 1941: Se habla mucho de la próxima invasión de Inglaterra. El Fuhrer acabará pronto con los ingleses. Tengo entendido que se están construyendo muchos lanchones de poco calado para la invasión.

Mayo 4, 1941: Hoy he descubierto una magnífica pintura en una tienda de París. El vendedor quería un precio muy alto. Tomó lo que le ofrecí, en vales, cuando le sugerí que la Gestapo podría estar interesada en su colección. Envié el cuadro a mi prima Lise.

Mayo 8, 1941: ¡ Bien, bien! Hemos conseguido para nuestros muchachos un grupo de chicas HD, asignadas al pueblo donde estamos. (HD significa Helfrinnen von Dienst, mujeres uniformadas para servicios auxiliares, trabajos de oficina, etc.; su principal función era ayudar y consolar a los soldados alemanes. Más tarde fueron sustituidas con burdeles oficiales, en los cuales se forzaba a las jóvenes de países conquistados a que sirvieran a las tropas alemanas).

 

Como es natural, yo personalmente prefiero las francesas. Se consigue un mayor placer, en especial si hay que violentarlas un poco. Pero, para la mayoría de los soldados alemanes, es mucho mejor tener a mano las muchachas HD; es algo así como un toque hogareño.

El soldado alemán tiene derecho a gozar de las mujeres del país conquistado. Esto constituye un trofeo de guerra muy adecuado. Razas inferiores, como los franceses, polacos y judíos, pueden servir para comodidad y placer de la Raza Superior. Esto es lo que acabarán haciendo: servirnos.

Junio 2, 1941: Mi tripulación está comenzando a sentirse fatigada v en tensión. Algunas disputas. Les oigo por el sistema de intercomunicación. Nervios tirantes, me imagino. ¡ Esos cochinos perros Spitfires! Pero no puedo dejar de admirar a los tommies. Buenos aviadores. Nos lo hacen difícil.

En nuestra incursión de bombardeo de hoy sobre Londres hubo un Spitfire especialmente molesto. Estaba yo mirando por la mira de bombardeo, ordenando «Ata» o «Imi» (correspondientes a los vocablos que empleaban los norteamericanos «Roger» -—derecha— y «Baker» —izquierda— como código fonético utilizado para mayor claridad), cuando Gemeiner gritó que el avión inglés no dejaba de perseguirnos. Después calló súbitamente. Había sido acertado por una bala en la cara. Vivía aún cuando regresamos, pero con el rostro deshecho. Muy perturbador para la tripulación. Demasiada sangre.

Nuestro nuevo cañonero de cola es el cabo Piet Manschfeld. Es ardiente miembro del Partido. Espero que sea tan buen artillero como nacional-socialista.

Junio 26, 1941: Anoche me acosté con una chica HD. Naturalmente, con rango de oficial. Se llama Inge. No es, de veras, bonita, pero sí estaba ansiosa por complacerme. Habló como una conferenciante del Partido. Fue todo un desencanto. Si viene un hijo, el Estado cuidará de él. Al fin y al cabo soy ario puro, y también lo es Inge. Pero me sentí decaído. La buena eugenesia es una cosa, pero este frío apareamiento se parece demasiado a un puesto de remonta. Claro está que, aun siendo así, si Herre Goebbels y el Fuhrer lo aprueban, creo que es algo bueno e inteligente.

 

Si viene un hijo, no sabré si es mío o de otro oficial. Por consiguiente, no siento nada por Inge. Todo eso más bien me confunde.

Julio 2, 1941: Hoy, sobre Manchester, el fuego antiaéreo averió el motor de babor. Descendimos a menos de quinientos metros y luego a menos de cuatrocientos. La nave avanzaba con dificultad. Regresamos, pero Manschfeld vomitó en el puesto de cola. El hedor, era muy fuerte. De todas maneras, el HE está bien. Sólo tenía aplastada una tubería de combustible. El equipo de tierra lo ha arreglado en pocos minutos.

Julio 16, 1941: Tengo entendido que los ingleses son presa del pánico. No me extraña por la forma en que los estamos aplastando. La Luftwaffe les está enseñando quién es el amo. Estoy orgulloso de ser uno de los aviadores de Alemania, uno de los Caballeros del Aire del Tercer Reich.

Julio 23, 1941: Mi solicitud respecto a los nuevos aviones JU ha sido denegada; pero estamos consiguiendo HE nuevos. Así pues, seguiremos volando en nuestros buenos viejos HE. Pronto voy a obtener una licencia y espero asistir a una escuela. Quizá otro ascenso: Hauptmann (capitán) es un buen grado, pero me he ganado algo más. Quizá haya otra promoción. El Fuehrer reconoce los servicios leales. Llevo voladas ya cuarenta misiones. Julio 29, 1941: Escribo esto en el hospital. Nos estrellamos al regreso de una misión contra los buques en la zona del Canal. Al regreso, Veidt estaba manifiestamente nervioso y en tensión, por lo que yo casi esperaba un mal aterrizaje. Mi pierna derecha tiene una fea fractura. Ningún otro herido, aparte de arañazos y magulladuras.

Ahora mi ascenso puede quedar pospuesto. Pero no puedo quejarme del descanso. Las enfermeras son muy atentas y hay, en especial, una que se llama Ana que me interesa. Veremos.

Los médicos dicen que, probablemente, cojearé durante algún tiempo. Servicio de tierra, para mí, cuando salga del hospital. En cierta manera, no lo lamento.

Enero 2, 1942: ¡Con que los norteamericanos también están en guerra! Les enseñaremos a estos decadentes cerdos lo que significa enojar a los alemanes. Tan pronto como terminemos con los ingleses, cosa que puede ocurrir cualquier día, les daremos a los puercos yanquis una buena lección.

Lo ocurrido puede ser de la mayor importancia para mí. Cuando hayamos conquistado los Estados Unidos, habrá abundancia de puestos de Gauleiter (gobernador). Me gustaría ser Gauleiter de uno de los estados de Norteamérica. Y ¿por qué no? Lo tengo bien ganado.

Agosto 3, 1942: Las tripulaciones nuevas son diferentes de las antiguas. Nadie canta, ríe, ni cuenta chascarrillos. En todas las tripulaciones ocurre lo mismo. Muchos viejos amigos se han ido, para no regresar jamás.

Ahora las cosas son diferentes. Estábamos acostumbrados a ser tripulaciones, amigos íntimos. Actualmente, en el avión somos cinco hombres que apenas nos hablamos. Hay algunos que se preguntan cuándo acabará todo eso. Sin embargo, si el Fuhrer lo ordena, seguiremos peleando.

Ayer me llamaron al Gefechtstand (Cuartel General) del propio Reiclismarschall Goering. El castillo no está lejos de Etampes. El Mariscal de Campo en persona prendió la Cruz de Hierro en mi guerrera. «Nuestro Hermann» es un verdadero alemán, cordial y vigoroso; sus maldiciones y su gran apetito son muestra de un ánimo viril.

No hay duda de que Goering comprende que la RAF es un enemigo muy duro. Por los que hemos encontrado hasta ahora, los americanos también son buenos combatientes. El Feldzeitung (Periódico de Campaña, algo así como la publicación norteamericana Stars and Stripes) explica sólo una parte de lo que nosotros sabemos acerca de la fuerza de nuestros enemigos.

Agosto 17, 1942: Los malditos norteamericanos bombardearon hoy los patios del ferrocarril en Rouen. Esta es la primera vez que vemos bombarderos norteamericanos. Hasta ahora teníamos entendido que volaban en aviones ingleses. ¡ Esos cochinos bombardean a sus propios amigos franceses!

Septiembre 1, 1942: Ha aparecido un nuevo avión de caza norteamericano. Se le conoce como el P-38. Muy veloz y maniobrable. Pero de nada les servirá a los estadounidenses cuando se enfrente a los cañones alemanes.

 

otografía del Lockheed P-38 Lightning Yippee de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos

otografía del Lockheed P-38 Lightning Yippee de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos

Septiembre 29, 1942: Hoy hemos tenido invitados a cenar. Tres aviadores americanos que fueron derribados cerca de Le Mans. Varios campesinos franceses que pretendían ocultarlos fueron, como es natural, pasados por las armas. Al interrogarles no dieron información alguna útil.

Gente extraña, los norteamericanos. Dan la impresión de no temernos. Les parece como si una racha de mala suerte hubiese interrumpido sus negocios. Están molestos consigo mismos. Sus modales son muy poco militares. Por la forma en que se repantigaban en los asientos se les hubiese tomado por invitados de verdad. Naturalmente, acabaremos con los norteamericanos y los ingleses. Pero hemos de reconocerles cierto mérito. No serán fáciles de vencer.

Les dijimos que creíamos que los aviadores que capturábamos eran, lo mismo que nosotros, algo mejor que simples soldados de tierra. Uno de los yanquis dijo, riéndose, que se había hecho aviador «porque no le gustaba marchar». No acierto a comprender tan extrañas ideas. Esta gente no es como nosotros. Parece que no ponen el corazón en la guerra, y que ni la gozan ni saben disfrutar el placer de la destrucción del enemigo. Dan la impresión de que lo hacen como si fuese una tarea desagradable.

Quizá por esta razón es por lo que les derrotaremos tan fácilmente. Puedo ver el porqué los alemanes son superiores a ellos y están destinados a gobernarles.

Uno de los norteamericanos vio a una de las muchachas HD cuando entró en nuestro comedor. Le miró las piernas y luego le guiñó el ojo. Ni buena crianza ni buenos modales. Puerco; esto es lo que son los norteamericanos. Les enseñaremos mejores maneras.

Octubre 3, 1942: Me he enterado de que Inge tuvo un hijo la primavera pasada. No he sabido nada de ella ni la he visto. La noticia me deja indiferente. Hay cosas más importantes en las qué pensar y qué hacer. Al menos he cumplido con mi deber para que la Raza Superior subsista.

Enero 28, 1943: Aviones norteamericanos han bombardeado Wil-helmshaven. Más de setenta B-17 bombardearon ayer esa población. ¡ Qué barbaridad, bombardear una ciudad indefensa sin importancia estratégica! Son, en verdad, unos cerdos salvajes que tratan de aplastar una civilización muy superior a todo lo que pueden comprender.

Febrero 11, 1943: Hoy hemos agasajado a un grupo de aviadores del Grupo Pik-A (significa «as de espadas», el escuadrón Richtho-fen primero de los de caza de la Luftvvaffe). Los grandes comandantes von Maltzahan, Wick y Molders no estuvieron presentes.

 

Los del Pick-A han destruido más de mil aviones enemigos en Polonia, Francia, Bélgica, Holanda e Inglaterra.

¡ Qué maravilloso equipo formamos los grupos de cazas como el Pik-A nuestros bombarderos y todos los demás soberbios guerreros alemanes del aire!

Febrero 26, 1943: Desde hace tiempo sabía ya que Nielander es un agente de la Gestapo adscrito a nuestro grupo. En todas partes hay traidores: hasta en la Luftwaffe. El, lo mismo que otros hombres de Himmler están vigilando para extirpar cualquier individuo afectado con el bacilo de la democracia. Desconfía de alguno de los tripulantes, que dice que no es tan entusiasta como debería serlo en la defensa de la patria.

Marzo 25, 1943: En la semana pasada mi hermano Paul murió asesinado por los bombarderos norteamericanos en la Base de Submarinos de Vegesack. ¡ Dios maldiga a los yanquis por haber dado muerte a tan magnífico marino alemán! El comunicado de la muerte de Paul mencionaba su Medalla de Oro al Honor y la Cruz de Plata al Mérito, concedida por el Partido Nacional-Socialista. Añadía que: «el destino no le permitirá el gozo de ver la victoria final».

Estoy profundamente decaído. ¿Cuándo «tendremos el gozo de ver la victoria final»?

Abril 7, 1943: Hoy me han destinado otra vez al servicio de vuelo. Mi pierna mala me hace aun cojear, pero, como por ser jefe de grupo no conduzco el avión, mi pierna no tiene importancia. Pero, si nos derriban, mis movimientos son lentos y torpes. ¿Seré capaz de lanzarme con presteza en paracaídas, si surge tal necesidad? Abril 10, 1943: Hoy, misión sobre el Canal contra la navegación. El cielo estaba atestado de Spitfires y P-38. Nunca había visto tantos; y son persistentes. Los norteamericanos son muy agresivos y difíciles de quitárselos de encima. Perdimos demasiados ME de escolta; verdaderamente demasiados. Fuimos hostigados y atacados sin descanso. Cuando regresamos, me temblaban las manos. Estoy muy fatigado. Me resulta difícil escribir. ¿Qué es lo que me pasa? Cuando, de regreso a la base, vi los agujeros de bala en el avión sudé frío. ¿Es posible que mis nervios estén a punto de estallar?

Abril 12, 1943: ¡Cuántos viejos amigos se han ido! Hoy vi cómo Putzi Hesse se abatía en llamas sobre el Canal. Estuvimos juntos vn la Escuela de Aviación .de Gatow. ¡Cuántos se han ido! ¡ Cuán pocos quedan de los viejos! Me pregunto cuanto más puedo durar. Sesenta misiones cumplidas. ¿Cuántas puede llevar a cabo un hombre?

Los ingleses eran ya bastante duros de por sí, pero los cazas norteamericanos son peores. Parecen fríamente decididos a destruirnos. ¡Tan condenadamente persistentes! Regresé de una misión de rutina a Southampton, temblando como azogado. Los de la tripulación tenían el rostro gris. Perdimos tres de los siete que salimos. Es aterrador pensar en el futuro.

¡Que Dios me ayude! ¡Tengo miedo! Abril 14, 1943: Hoy fui regañado, creo que injustamente, por el Alto Cuartel General. Mi «grupo» de ocho bombarderos iba volando hacia Londres cuando tropezamos con enjambres de Spit-fires y P-38. Enjambres. Conté más de sesenta. Atacaron y derribaron todos y cada uno de nuestros diez ME de escolta. Los diez. Después se lanzaron contra mis bombarderos. Ordené al grupo que virase y regresara a la base ¿qué otro remedio me quedaba? Aun así, los norteamericanos y tommies derribaron dos de mis HE. Fue una suerte que algunos de nosotros regresáramos. Al llegar, apenas podía sostenerme en pie. ¿Es eso cobardía?

¿Pueden regañarle a uno por eso? Abril 16, 1943: En la misión de hoy de rastreo sobre el Canal nada vimos, nada hicimos y regresamos a mediodía.

No me siento bien. No puedo dormir. Los nervios demasiado tensos. Fumo y bebo en demasía.

¿Cuándo acabará todo eso?

 

 

NOTA: En su siguiente misión, todo acabó para Hans Prenger. Indagaciones hechas en los archivos de la Luftwaffe revelaron que su bombardero Heinkel estalló en el aire, en combate sobre el Canal, el día 18 de abril de 1943.

 

 

Tags: , , , , , , ,
Publicado en Segunda Guerra Mundial | Comentarios desactivados en Diario de Un Piloto Nazi

 
A %d blogueros les gusta esto: