Historias de la Historia

Anécdotas y Curiosidades del pasado

Blog de Historias de la Historia, collage de fotos antiguas

El General Obregón en la Tumba del Presidente Madero

Publicado por El hijo del Ahuizote en abril 2nd 2017

El general Alvaro Obregón visita la tumba del presidente mártir don Francisco Madero después de su entrada triunfal a la ciudad de México. Agosto de 1914

 

El General Obregón y la profesora María Arias en la tumba de Madero del panteón Francés

Muy significativa resultó la ceremonia. Hicieron uso de la palabra: el teniente coronel Guillermo Castillo y Tapia, Adolfo Cienfuegos, licenciado Luis Manuel Rojas, licenciado José Inés Novelo, coronel José Obregón.
Muchos concurrentes pidieron que hablara la señorita profesora María Arias, la que dijo, entre otras cosas: . . . «Nosotras, las débiles mujeres que no podíamos tomar un fusil y que nos vimos reducidas a nuestros suspiros, a nuestras lágrimas y a nuestras flores sobre el sepulcro del mártir… Y, más adelante se nos expulsó de las escuelas y se hizo bien. Nosotras no merecíamos pertenecer a esa escuela de Huerta . . .» «Es preferible un pueblo ignorante y valeroso, que un pueblo culto y abyecto …»

 

Obregón acompañado de los oficiales de su estado mayor: Jesús M. Garza, Cornel José Obregón, Francisco Serrano y Julio                                                                          Madero en la visita al sepulcro de Madero

Emocionado, el general Alvaro Obregón dijo: «No tienen excusa los hombres que pudiendo cargar un fusil se han abstenido de hacerlo, por el temor de abandonar el hogar; yo he abandonado mi hogar y mis hijos, pero como prueba de que sé admirar el valor de los demás, cedo mi arma a la señorita Arias, porque es digna de llevarla. Esta arma, que ha servido para la defensa de los intereses populares, está tan bien en sus manos como lo ha podido estar en las mías».

 

Tags: , , , , ,
Publicado en Historia de Mexico | Comentarios desactivados en El General Obregón en la Tumba del Presidente Madero

El rey ha muerto … ¡viva el rey!

Publicado por El hijo del Ahuizote en julio 11th 2016

Después de firmados los Tratados de Ciudad Juárez  (21 Mayo 1911), Porfirio Díaz continúo dando largas a su renuncia. Al otro día de aprobados, el secretario de gobernación, Vera Estañol, leyó ante los diputados federales el contenido del citado convenio, subrayando que el ejecutivo había considerado “que el anuncio de que el señor presidente renunciaría a la presidencia, lanzando de improviso y sin haber ajustado antes las condiciones bajo las cuales los revolucionarios depondrían las armas; más aún, sin conocerse oficialmente cuáles serían esas condiciones, habría sido aflojar de una vez todos los vínculos del orden y la legalidad, que aún mantenían en concierto la mayor parte de la República, y ello habría significado entregar al país a la anarquía, que fatídicamente asomaba en varios ámbitos del territorio nacional, a la sombra de una agitación revolucionaria. .. En vista de esta situación y del clamor general que se oía en toda la República, pidiendo el restablecimiento de la paz y de la seguridad, el ejecutivo consideró que era necesario buscar al conflicto una solución”.

Revolucionarios en la batalla de Ciudad Juárez

Revolucionarios en la batalla de Ciudad Juárez

No perseguía otro fin, esta solución, que el de anunciar el propósito presidencial de abandonar el poder y participar, a la opinión pública, que la renuncia de Corral venía en camino, pero, sobre la base de que el jefe de la revolución y sus partidarios prestasen todo su apoyo al nuevo gobierno para establecer, el reinado de la paz, dentro del orden constitucional. A pesar de ello, la renuncia de Porfirio Díaz no llegaba a la cámara de diputados, hasta que el 24 de mayo (1911) el pueblo se desbordó en manifestaciones violentas, por las calles de la ciudad, lanzando injurias y denuestos contra el dictador. ‘”A las nueve de la noche, la multitud que recorría las calles, pidiendo la renuncia, era enorme y presentaba apariencias amenazadoras. La calle de Cadena estaba ocupada por numerosas fuerzas federales, armas al brazo, en espera de órdenes. Las azoteas que rodeaban la casa del insensato dictador estaban coronadas de soldados. I na imprudencia de la policía, en la plaza de armas, provocó las iras de los manifestantes, que atacaron un gendarme; éste disparó su arma contra los agresores y fue la señal para que los soldados que guardaban el palacio nacional y vigilaban desde las torres de catedral, hicieran una descarga sobre la multitud, a la que dispersaron después de causar la muerte de hombres, mujeres y niños”.

 

Porfirio Díaz

Porfirio Díaz

 

Un conocido escritor relata los hechos así: “…La paz está firmada, el convenio exige que renuncie (Díaz) a la presidencia; pero se resiste aún. La plebe grita en las calles, el motín arrecia y las tropas se ven obligadas a repeler a la multitud. La sangre corre en la plaza principal y otros lugares de la ciudad de México; la cámara espera desde el veinticuatro las renuncias del presidente y del vicepresidente, pero el general Díaz vacila.

“La sesión de la cámara de diputados tiene que suspenderse, porque el público, desde la galería, pide con exigencia que se discuta la renuncia. El señor Calero, desde la tribuna, pretende calmar a los concurrentes. Lo mismo intenta el señor Peón del Valle. Los dos dicen que la renuncia se presentará al día siguiente. A nadie escucha. No se oye más que un grito: ¡la renuncia! ¡la renuncia!”

José Yves Limantour, consejero de Díaz, le animó a renunciar a la presidencia.

José Yves Limantour, consejero de   Díaz, le animó a renunciar a la                 presidencia.

En el domicilio del dictador, las escenas de la mañana del 25 de mayo llegaron a lo patético: Limantour estaba, ante Porfirio Díaz, con la renuncia en la mano; la cámara iba a reunirse; la familia rogaba; Limantour exigía. Al fin, a las dos y media de la tarde, el dictador firmó. Dos horas después, su renuncia, con la de Corral que había llegado con anterioridad, fue aprobada por el congreso. Entonces, alguien, con voz oratoria, exclamó: “El presidente Díaz ha muerto. ¡Viva el ciudadano Díaz!”

 

La casa de Díaz en Cadena

La casa de Díaz en Cadena

En su renuncia, el ex presidente se sometía a la posteridad, terminando así una larga época de nuestra historia.

El pueblo, al conocer la buena nueva, fue presa de inmensa alegría mientras el dictador se aprestaba a salir del país. Al abandonar la capital de la República, desde la cual dominó durante treinta años al pueblo mexicano, lo escoltaba Victoriano Huerta. En el camino a Veracruz, su tren fue atacado, por algún revolucionario, pero los asaltantes fueron rechazados por las tropas que lo protegían. Ya en Veracruz embarcó en el barco alemán Ipiranga rumbo a Europa. Las clases elevadas de ¡a ciudad le hicieron una ruidosa despedida; el pueblo se mostró indiferente. Al separarse de él, Huerta le prometió fidelidad en su nombre y en el del ejército.

Porfirio Díaz abandonó definitivamente el territorio nacional. Un eco, lejano, parecía repetir: “El presidente Díaz ha muerto”.

 

Carta de renuncia del presidente Porfirio Díaz

Carta de renuncia del presidente Porfirio Díaz

Tags: , , , , ,
Publicado en Historia de Mexico | Comentarios desactivados en El rey ha muerto … ¡viva el rey!

Hotel que sirvió de cuartel a Zapata es hoy una plaza comercial

Publicado por El hijo del Ahuizote en noviembre 18th 2013

En 1999 el INAH participó en el rescate y restauración de dicho inmueble.

 

 

 

Cuernavaca, Mor. El antiguo Hotel Moctezuma, que fungió en la época de la Revolución Mexicana como cuartel de Emiliano Zapata, es hoy una plaza comercial, a pesar de que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) participó en su rescate y restauración en 1999.

En entrevista, Valentín López González Aranda, presidente del Consejo de Cronistas de la Ciudad de Cuernavaca, indicó que “el edificio tiene que ver con la llegada del ferrocarril a Morelos.

Explicó que el 11 de diciembre de 1897 “fue inaugurado el ferrocarril México-Cuernavaca, con el arribo del primero, y mucha gente empezó a llegar a Cuernavaca y en la misma estación del ferrocarril se adaptaron vagones como dormitorios, pues los hoteles no eran suficientes”.

“Al ver esta necesidad, la familia Hanson construyó el hotel y su socio Ramón Oliveros hizo una fábrica de ladrillos llamada Compañía Manufacturera de Ladrillos de Cuernavaca, ubicada cerca de la ahora colonia La Selva”, dijo.

Dicha compañía construyó muchas casas con este tipo de ladrillo, un ejemplo está en la colonia Roma, en el Museo de la Ciudad de México y otro es el Castillito de Cuernavaca, también construido con esos tabiques.

El inmueble del antiguo hotel se construyó entre 1899 y 1903 en la entonces calle Acapulco (hoy calle Matamoros) número 6, esquina con la calle San Miguel (hoy calle Degollado).

El Hotel Moctezuma contaba con una arquitectura de terrazas, vigas de madera, petatillo, loza de terrado, ventanas con balcones de celosía, arcos de medio punto aparentes, una fuente central y acabados de mosaico original y mármol.

En el primer piso había entonces 17 habitaciones y la planta alta tenía otras 17, en total eran 34 habitaciones.

Las habitaciones del hotel se comunicaban a través de un pasillo, el cual ha sido reconocido y ha dado la vuelta al mundo, por la fotografía que se tomó el general Emiliano Zapata Salazar.

En 1999 el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) inició una restauración del Hotel Moctezuma, debido al mal estado en que se encontraba.

“Ha tenido varios propósitos el hotel, en la Revolución Mexicana se abandonó el inmueble, de febrero de 1917 a diciembre de 1918, Cuernavaca estuvo completamente abandonada por la Revolución, entonces Venustiano Carranza ordenó la evacuación de la ciudad y muchos inmuebles fueron saqueados”, dijo el cronista.

“El 30 de diciembre de 1908 se celebró la asamblea del Partido Reeleccionista Científico, que propuso a Pablo Escandón como candidato al gobierno de Morelos”, señaló el estudioso.

Indicó que “durante la Revolución, la mañana del 26 de mayo de 1911, Emiliano Zapata, después de vencer al Ejército Quinto de Oros (regimiento de federales) de Cuautla, viene a Cuernavaca y entra acompañado por cinco mil hombres de infantería y caballería, estableciéndose en el entonces Hotel Moctezuma, lo cual fue impactante para la ciudad”.

“Ese día todos los hombres hicieron un campamento afuera del hotel en varios terrenos cercanos, sobre la calle Acapulco (Hoy Matamoros), donde se ubicaba un cuartel del IV Batallón, el cual para entonces estaba vacío, lo toman, y Zapata por la comodidad se quedó en el Hotel Moctezuma e hizo allí su cuartel”, detalló.

“Zapata atendía en los pasillos, al parecer pagaba su estadía, él antes de la Revolución llegaba a Cuernavaca a un lugar llamado Mesón de Tecuac, propiedad de una prima suya, que estaba en la calle de Tepetates, desde donde comercializaba sandía, azúcar, tenía recuas, era un transportista”, expresó el investigador.

Por invitación de Emiliano Zapata, el 12 de junio de 1911, Francisco I. Madero vino en ferrocarril a Cuernavaca para conocer la situación del estado de Morelos y es recibido con una valla de zapatistas hacia el Palacio de Cortés.

“Le hacen una comida los hacendados, en el Jardín Borda, a la que hay versiones encontradas de la presencia o no de Zapata en el banquete, después de esa comida, Zapata realiza un desfile con sus tropas por la calle donde estaba Francisco I. Madero, quien pasó revista a las tropas”, indicó.

“Ese mismo día, Zapata se tomó la famosa fotografía emblemática al interior del Hotel Moctezuma con su traje de gala”, dijo.

Madero negociaba con Zapata la entrega de las armas y el armisticio, incluso fue a Cuautla, pero entonces Huerta empezó a acosar a Zapata, atacándolo y escondiéndose en la Hacienda de Chinameca, ahí llegan las tropas del gobierno, Zapata logra escapar entre los cañaverales hacia la sierra de Puebla desde donde reorganiza a sus tropas.

Por no cumplir con lo acordado, Emiliano Zapata rompe con Madero y elabora el 28 de noviembre 1911 el Plan de Ayala, donde se hace un desconocimiento del entonces presidente de la República.

“En su momento, Zapata sitió a Cuernavaca por 72 días, de junio a agosto de 1914, de donde más de nueve mil personas, entre ellas tropas de federales, salen huyendo y los zapatistas van matando a toda la gente, de esos sólo llegan dos mil a municipios como Temixco y Xochitepec, de nueva cuenta entra Zapata a Cuernavaca y toma como cuartel general el Hotel Moctezuma”, refirió.

“El 28 de agosto de 1914, en ese mismo hotel, se lleva a cabo una asamblea, con la finalidad de unirse al Plan de Guadalupe. Entre los jefes que venían estaban Manuel Palafox, Genaro Amezcua, Gustavo Baz y Antonio Díaz Soto y Gama, abogado del movimiento, donde se decide no unirse al plan”, indicó el cronista.

De igual forma, años después se presenta un suceso importante en el Hotel Moctezuma, el 2 de octubre de 1927, había un candidato a la Presidencia de la República, Francisco Serrano, quien andaba en campaña y vino a festejar su santo a la Hacienda Chiconcuac en el municipio de Xochitepec pero en el camino se hospeda en el Hotel Bellavista y parte de su comitiva en el Hotel Moctezuma.

Días antes había tenido un enfrentamiento con Plutarco Elías Calles y Álvaro Obregón, “le llegó el pitazo de que lo iba a detener por sublevación y él se esconde, ayudado por el dueño del Hotel Moctezuma, el Ejército descubre donde estaba y el mismo Francisco Serrano abre la puerta, se lo llevan detenido a él y a su comitiva al cuartel”, refirió.

“El 3 de octubre de 1927 es liberado junto con su comitiva y presuntamente trasladados en automóviles hacia la Ciudad de México, pero pasando Huitzilac los bajan de los vehículos y los matan, ahí, otro hecho relacionado con el Hotel Moctezuma”, explicó.

Consideró que “es un inmueble declarado monumento histórico, tiene la declaratoria de 1999, que se tiene que rescatar y hacer un Museo de la Revolución, un centro de documentación e información”.

Dijo que muchos investigadores de la Revolución “vienen a Morelos a buscar información y no se cuenta con este tipo de centros, es ideal que lo haya, el turismo lo desconoce, simplemente llega a la Catedral y al Jardín Borda y se van”.

Tags: , , , ,
Publicado en Historia de Mexico, Noticias de la historia | Comentarios desactivados en Hotel que sirvió de cuartel a Zapata es hoy una plaza comercial

Falsificadores de la Historia

Publicado por El hijo del Ahuizote en enero 27th 2013

Desde siempre han existido personajes siniestros que tratan de tergiversar la historia para sus propios fines, así tenemos a gobiernos que exaltan aquellos eventos o “héroes” que mas convengan a su mandato; mientras tratan de que pasen desapercibidos los sucesos históricos que no les acomodan.

Pero consideramos que la historia debe presentarse tal cual fue, con los hechos presentados de la manera mas fidedigna posible, recurriendo siempre que sea posible a fuentes primarias, sustentando los dichos históricos con evidencia. Esto no siempre es posible, pues muchos documentos se pierden con el tiempo; sin embargo de eso a inventar “hechos históricos” hay una gran diferencia, es cuestión de honestidad intelectual.

Digo esto pues desde hace algún tiempo han proliferado en la red algunos sitios que alegan “desmitificar” la historia, sobre todo la de México, arguyendo simplemente que hay 2 historias: la “oficial” (falsa según ellos) y la “real” (que es la que ellos divulgan por supuesto); el propósito de divulgar el conocimiento siempre es loable, lo grave es propagar mentiras y falacias, confundiendo más (si cabe) a la población, tan ávida de teorías “conspiparanoicas” y “hechos ocultos”. Estos “falsificadores de la Historia”, término acuñado por el Dr Pedro Salmerón, no sustentan sus dichos con evidencia histórica sólida, y sospechosamente reaparecen con mas fuerza cuando los gobiernos de derecha y conservadores están en el poder.

Para ilustrar de manera mas clara a los “Falsificadores de la Historia” coloco un gran ensayo del citado Dr.  Pedro Salmerón.

Con relativa sorpresa me enteré que este 20 de noviembre los periodistas José Cárdenas y Javier Solórzano entrevistaron al doctor Zunzunegui, experto en temas de revolución y, sobre todo, como quien nos va a demostrar que no hubo ninguna Revolución sino sólo una matanza por el poder, curándonos con ello de mitos y traumas. En verdad, yo pensaba que con mis artículos anteriores, había terminado con Zunzunegui o al menos, mermado su sobrada confianza, pero no, continúa impávido e impune, paseando por ferias de libros, periódicos y programas de radio, donde se presenta como el gran desmitificador, así que tendré que regresar a él.

Es verdad que su idea de revolución no tiene nada de original: es un mal refrito del libro de Macario Schettino. Por lo tanto, no hablaré de esa idea de la Revolución sino que retomaré lo dicho en mi artículo del 23 de septiembre: ninguna interpretación histórica, ningún argumento revisionista, puede basarse en falacias y mentiras, porque se cae desde su base.

Un rápido recuento de las mentiras, patrañas y falacias acumuladas en la narración de los hechos: dice que Zapata fue nombrado presidente municipal en 1909 (mentira); que se unió al maderismopara justificar la serie de matanzas, robos y saqueos de haciendas que sus hombres llevaron a cabo desde el año anterior (falacia); Madero jamás dijo luchar por las tierras (patraña); los planes sin plan, refiriéndose al de Ayala (patraña); el estado mental de Villa […] rayaba en la bipolaridad (sorprendente: no se cómo calificarlo); Pascual Orozco aprovechó el maderismo para dar rienda a su proyecto anarquista (mentira); la toma de Ciudad Juárez fue el único acontecimiento violento de esa llamada Revolución (mentira del tamaño de una catedral). La única función del presidente León de la Barra fue convocar a elecciones (tontería). Bernardo Reyesjunto a Félix Díaz, se levantó en armas en Veracruz (mentira). Todas estas perlas en cuatro páginas: 54 a 58.

Sumo y sigo: en el capítulo dedicado a Villa de plano afirma que Madero estaba un poco loco y Villa por completo, pues era maniaco-depresivo, o de plano bipolar. Villa era buscado por cuatro asesinatos, el primero, el del patrón que intentó violar a su hermana (sorprendente: lo que no encontraron Friedrich Katz, Paco Ignacio Taibo II ni Jesús Vargas en años de investigación, lo resuelve Zunzunegui: sí ocurrió el famoso intento de violación y Villa asesinó al patrón). Villa vivía lleno de culpas y Madero hablaba con los espíritus(¡caramba!). Luego, basado en el conocido contrato de Villa con la Mutual film Corporation (tema explicado en un libro de Aurelio de los Reyes), asegura que de ahí se financió la División del Norte (falacia) y que Villa se comprometió a librar todas sus batallas de día (mentira). Luego: no hay ideología en Villa (mentira, patraña y falacia). Todo eso y más en apenas tres páginas (68-71).

Tras mentir de esta guisa, Zunzunegui concluye que el mexicano es un pueblo anclado al pasado y con crisis de identidad y, ante todo, una historia basada en mitos. Esta idea tampoco es nueva: la toma del grupo Hiperión, formado por jóvenes filósofos que en los años 40 legitimaron al régimen que acabó con el proyecto agrario y nacionalista del cardenismo y dio un golpe de Estado social contra los sindicatos, descabezándolos y sometiéndolos. Para ello, en lo ideológico se inventó la filosofía de lo mexicano, cuyo rasgo definitorio último era el sentimiento deaccidentalidad, es decir, la noción de que el mexicano oscilaba permanentemente entre dos formas de ser, sin asentarse en ninguna, de lo que se desprendían un sinnúmero de traumas(diría Zunzunegui). La mayor parte de los filósofos y de los historiadores han rechazado las conclusiones del grupo Hiperión, porque se basó en un estudio sumamente sesgado de nuestra realidad, en datos históricos, culturales y geográficos erróneos, y en la idea de que se podía encontrar la esencia de nuestro ser. El resultado: el invento y difusión de las ideas del mexicano enano, el mexicano bastardo, el mexicano traumado, ideas que tanto sirvieron y de las que tanto se sirvió el régimen priísta.

En las siguientes entregas cambiaremos un poco el tono de estos artículos para contar qué es lo que dicen de la Revolución sus historiadores más serios y documentados. Para mostrar lo que resulta de la investigación y no de los prejuicios y de la falsificación. Para tratar de acercarnos a la idea de México.

 

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2012/11/24/politica/018a2pol

 

Tags: , , , ,
Publicado en Historia de Mexico, Misceláneos | Comentarios desactivados en Falsificadores de la Historia

 
A %d blogueros les gusta esto: