Historias de la Historia

Anécdotas y Curiosidades del pasado

Así se vivía a bordo de un submarino alemán en la II Guerra Mundial

Publicado por El hijo del Ahuizote en octubre 6th 2019

 

La propaganda nazi ensalzó al U-Boot (abreviatura de Unterseeboot, «submarino») como ejemplo de arma invencible, los tripulantes de los submarinos alemanes estaban rodeados de un halo de prestigio y romanticismo. Se les consideraba héroes; una mezcla de soldados y aventureros, que vivían peligros combatiendo en alta mar dentro de un sofisticado buque, y eran recibidos con honores a su llegada a puerto. Es cierto que dormían y comían caliente todos los días, recibían buenas pagas y disponían de bastante tiempo libre, sobre todo en comparación con sus camaradas de infantería. Sin embargo, todos esos privilegios tenían un precio.
Las condiciones en las que vivían los tripulantes de un U-Boot distaban mucho de ser bucólicas. El medio centenar de hombres que servían en un submarino, la mayoría jóvenes voluntarios con un cierto nivel de preparación (de marineros a especialistas como maquinistas, torpedistas o radiofonistas), convivían apiñados en un espacio angosto y atestado de maquinaria, provisiones y armamento. Las primeras semanas, hasta que entraban en combate, los buques iban tan llenos de torpedos que ni siquiera había espacio para desplegar todas las hamacas y literas que llevaban, obligando a algunos marineros a dormir encima de los proyectiles. Normalmente, en los submarinos solo había una cama para cada dos hombres, por lo que se turnaban para ocuparla.
La sensación de claustrofobia provocada por la falta de espacio se incrementaba por el ambiente enrarecido que se formaba en el interior. Una mezcla de hedor a humedad, gasolina, comida, sudor (los hombres apenas podían lavarse ni cambiarse de ropa durante las travesías), letrina (había únicamente dos, aunque la de cubierta apenas se usaba) y una colonia de limón llamada Kolibri que se utilizaba para eliminar el salitre del cuerpo y disimular el olor corporal. A todo ello hay que añadir la falta de luz natural, la ausencia de privacidad, el ruido constante de la maquinaria y el asfixiante calor que desprendían los motores, que podía llegar hasta casi los cincuenta grados.

 

 

Para amenizar las largas jornadas de monotonía y relajar las tensiones provocadas por los combates y la estrecha convivencia, se organizaban competiciones (de ajedrez, damas, cartas), se ponía a determinadas horas música en un tocadiscos o se cantaban canciones acompañadas de instrumentos, normalmente un acordeón. En fechas señaladas o cuando se hundía algún barco, se organizaban pequeñas celebraciones en las que toda la tripulación se vestía para la ocasión, se repartían exquisiteces como fruta fresca o chocolate y se permitían las bebidas alcohólicas.
Los tripulantes de un submarino estaban expuestos a una enorme tensión psicológica. Cuando un buque enemigo los encontraba, se sumergían a muchos metros para evitar ser alcanzados por las cargas de profundidad de aquél. El problema es que esos ataques podían durar días. Los marineros pasaban largas horas en silencio para no ser detectados por los sonares, atentos a su característico sonido y al ruido de las explosiones de las cargas, y muchas veces a oscuras por efecto de la onda expansiva. Algunos no lo soportaban. La tensión continuada, la falta de oxígeno y el miedo a ser hundidos y quedar atrapados en el buque les provocaba lo que llamaban Blechkoller, o «síndrome de lata de conservas», un tipo de neurosis caracterizada por violentos ataques de histeria.
Al final de la guerra, el mito se resquebrajó y la realidad se impuso: los submarinos alemanes fueron, proporcionalmente, los que más bajas sufrieron de toda la Wehrmacht. Tres de cada cuatro hombres que sirvieron en los aproximadamente novecientos submarinos que se botaron durante la contienda no vieron el final de la guerra. A menudo morían de forma lenta. Cuando los submarinos se hundían, si la presión rompía el casco, los marinos morían ahogados. Si no, si la profundidad no era suficiente, permanecían atrapados en el buque hasta quedarse sin aire.

Fuente:
* Carlos Joric, «Vivir bajo el agua». Revista Historia y Vida Nº 611, pág. 12-13

Tags: , , ,
Publicado en Segunda Guerra Mundial | Sin Comentarios »

LOS UNIFORMES DE GALA DE LA WEHRMACHT

Publicado por El hijo del Ahuizote en septiembre 15th 2018

En la era de la Republica de Weimar ya se disponía de una tunica blanca en el Reichwehr la denominada de viejo estilo o “Old Style”, el 9 de julio de 1937 fue presentada una nueva tunica blanca o de verano con unas pequeñas diferencia la cual pasaría a denominarse “Weisser Rock Neuer Art”.

Corte de la tunica blanca "Rock Neuer Art"

Corte de la tunica blanca «Rock Neuer Art»

Estas túnicas blancas eran de compra opcional para oficiales y solo se podían llevar durante un periodo del año, desde 1 de abril al 30 de septiembre, aunque se pueden encontrar fotografías de la época donde se percibe por la vestimenta de otros sujetos que es invierno, por lo cual se puede deducir que se utilizo en otras estaciones del año. La tunica de viejo estilo se podía llevar en la guarnición dentro del cuartel para entrenamientos o algunos eventos deportivos, mientras el nuevo estilo solo se utilizo como uniforme de gala o para participar en algunos eventos deportivos.

Los oficiales y ciertos rangos mayores de NCO’s eran responsables de la compra de sus propios uniformes y por lo consiguiente fueron asignados a un régimen en la vestimenta. Al poder hacer sus compras en sastres privados, se pueden encontrar diferencias entre el mismo modelo de tunica, como puede ser el tipo de tejido de construcción, el sistema de sujeción de las hombreras y otras características mínimas como el agujero para la daga de gala etc. Aunque el corte de la tunica seguía siendo la misma.

Este tipo de tunica se uso en todas las ramas del ejecito alemán (Wehrmacht) durante el régimen del III Reich, Heer, Luftwaffe, Kriegsmarine y las SS, su principal diferencia fue el cuello y el color de los adornos metálicos, los cuales eran plateados para los ejércitos de tierra y aire y dorados para los de marina aunque también utilizaron el dorado para las ramas mas altas del ejercito de tierra como eran los generales.

Tunica blanca de 8 botone de general

Tunica blanca de 8 botone de general

La tunica blanca o “Weisser Rock neuer Art”, se confeccionaba de un tejido de algodón, pero como hemos indicado anteriormente su tejido podían variar según su procedencia, se forma de una sola capa de tela sin forros interiores, a la cual van adheridos 4 bolsillos con solapa dos frontales en el pecho y dos inferiores a cada lado de la cadera los cuales iban un poco ladeados, las mangas terminan con el doblete de tipo francés, su sistema de cierre consta de 8 botones en vertical anclados a la tunica por pasadores metálicos y nunca cosidos.

Interior de una tunica blanca (Weisser Rock)
Interior de una tunica blanca (Weisser Rock)
Águila metalica de una tunica blanca
Águila metalica de una tunica blanca
Bolsillo inclinado tipico de una (Weisser Rock)
Bolsillo inclinado tipico de una (Weisser Rock)
Bocamanga francesa tipica de uniformes de oficial
Bocamanga francesa tipica de uniformes de oficial
Variante de tejido de una tunica blanca
2 Variante de tejido de una tunica blanca
Variante de tejido de una tunica blanca
1 Variante de tejido de una tunica blanca
Sistema de sujeción para hombreras de lengueta
Sistema de sujeción para hombreras de lengueta
Sistema de sujeción para hombreras de tipo "T"
Sistema de sujeción para hombreras de tipo «T»

En el bolsillo derecho justo antes de la costura de la solapa se encuentra el águila nacional fabricada en metal y sujeta a la tunica por un alfiler y gancho metálicos adheridos al emblema, en su parte trasera (espalda) se pueden observar 3 líneas de unión en vertical y dos botones metálicos a la altura de la cintura.

Águila de pecho para Weisser rock
Águila de pecho para Weisser rock
Águila de pecho para Weisser rock (Sistema de enganche)
Águila de pecho para Weisser rock (Sistema de enganche)
Hombreras sistema T para Weisser rock (Infanteria)
Hombreras sistema «T» para Weisser rock (Infantería)
Hombreras sistema T para Weisser rock (Infanteria)
Hombreras sistema «T» para Weisser rock (Infantería)

El cuello típico de solapa terminada en punta no llevan ningún tipo de adornos o parches identificativos de la rama militar, aunque se pueden encontrar fotografías de época con parches añadidos y otras modificaciones.

Hoy en día se pueden encontrar estas túnicas en muy buenas condiciones ya que al entrar en guerra casi se dejaron de utilizar en el momento. También hay que ser precavido ya que en la actualidad hay fabricantes que reproducen este tipo de tunica para su uso en recreaciones históricas.

Tunica blanca modificada con aguila de tela.(Otto Carius)

Túnica blanca modificada con aguila de tela – Wehrmacht

Túnica blanca modificada con parches de cuello. (SS)
Túnica blanca con parches de cuello – SS
Túnica blanca modificada con aguila y parches. (WH)

Túnica blanca modificada con aguila y parches – Wehrmacht
Túnica blanca otras ramas.
Túnica blanca otras ramas.
Túnica blanca con parches. (LW)
Túnica blanca con parches – Luftwaffe
Túnica blanca - Kriegsmarine
Túnica blanca – Kriegsmarine

Tags: , , ,
Publicado en Imágenes con historia, Segunda Guerra Mundial | Comentarios desactivados en LOS UNIFORMES DE GALA DE LA WEHRMACHT

WEHRMACHT

Publicado por El hijo del Ahuizote en septiembre 7th 2014

La minuciosa organización que ca­racterizó al ejército alemán, fue uno de los principales factores que con­tribuyeron a forjar sus victorias en los años iniciales de la guerra, y a prolongar su resistencia en el momento de la derrota. Se deta­llan, a continuación, algunos datos de interés sobre la organización de la Wehrmacht.

Símbolo de la Wehrmacht

Símbolo de la Wehrmacht

 

Heridos.

Al abandonar los hospita­les militares, los soldados heridos eran clasificados de la siguiente forma.-

  • Aptos para la lucha (se los des­tinaba a los batallones de reem­plazo de las unidades del frente).
  • Aptos como combatientes luego de cumplir un período determinado de convalescencia.
  • Aptos para el servicio en unida­des de retaguardia.
  • Licenciados temporariamente en sus hogares.
  • No aptos para el servicio mili­tar.

Cada soldado llevaba ceñida con un cordel al cuello, una placa de identificación, dividida en dos mi­tades, en la cuaf estaban consig­nados los siguientes datos: nombre y apellido, número de enrolamiento y grupo sanguíneo. Al morir el sol­dado, una mitad de la placa que­daba en el cadáver y se retiraba la otra mitad para confeccionar las pla­nillas de bajas.

La experiencia de la lucha, permitió establecer que, proporcionalmente, las bajas de oficiales y suboficiales eran mucho más elevadas que las de soldados (4, 2 y 1, respectiva­mente). Por lo tanto, todas las grandes unidades de la Wehrmacht (ejércitos, grupos de ejército) or­ganizaron una «Reserva de oficiales superiores y jefes», integrada gene­ralmente por oficiales heridos que regresaban del frente, y no podían ya reincorporarse a sus antiguas unidades por haber sido designados reemplazantes. Estos oficiales per­manecían en la reserva y substi­tuían, llegado el momento, a los co­mandantes que perecían en la lu­cha o resultaban gravemente heri­dos.

Uniformes.

Los francotiradores y guerrilleros soviéticos se especiali­zaban en hacer fuego sobre ios ofi­ciales y suboficiales alemanes, iden­tificándolos por sus uniformes y botas de jinete. Para dificultar su acción, los oficiales, suboficiales y soldados de la Wehrmacht utiliza­ron en combate el mismo uniforme camuflado, y el mismo tipo de bo­tas, cascos y correajes. Los jefes, además, ocultaban dentro de sus chaquetas sus anteojos larga vistas.

De esta forma se confundían con la masa de los soldados.

Gorra usada por los oficiales de la Wehrmacht

 

Alimentación.

En situaciones de nor­mal abastecimiento, la alimentación del soldado alemán era la siguien­te: Al amanecer tomaba un desayu­no de té o café acompañado por un sandwich de pan de centeno, man­teca y fiambre. Al metticdía se con­sumía una comida caliente, gene­ralmente el «Eintopf» (olla común). Consistía en un guiso de carne, pa­pas, verduras y a veces avena arro­llada, que se cocía en una mar­mita o en la cocina rodante. Era llevada hasta las posiciones del frente en recipientes de 30 litros (para 20 hombres), y allí se la re­calentaba. Al anochecer se comía pan, manteca, queso o salchicha y, a veces, los restos del «Eintopf*. La ración diaria del soldado incluía 6 cigarrillos.

El ejército alemán uti­lizaba un solo tipo de ración ali­menticia para jefes, oficiales y sol­dados. Los jefes, sin embargo, re­cibían una mayor cantidad que variaba entre 3 y 20 raciones, según su jerarquía, para atender a los vi­sitantes de sus comandos.

Condecoraciones.

En el transcurso de la segunda Guerra Mundial, la Wehrmacht concedió las siguientes condecoraciones:

1) Cruz de hierro de primera y segunda clase;

2) Cruz alemana de oro, se otorgó a cerca de 3.000 oficiales y soldados;

3) Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro, concedida a un número que oscila entre los 1.500 y 3.000 hombres;

4) Hojas de roble para la Cruz de Caballero, 250 a 300 condecoracio­nes;

5) Hojas de roble con espadas, entre 80 y 100;

6) Hojas de roble con espadas y diamantes, unos 30.

 

Deutsches Kreuz im Gold (Cruz Alemana en oro)

 

Castigos

Por transgresiones menores a la disciplina, los soldados reci­bían penalidades leves en el seno de sus unidades. Por faltas graves como la cobardía en acción de guerra, desobediencia, pillaje, etc., los in­fractores, al principio de la guerra, eran fusilados o castigados con va­rios años de trabajos forzados. Pos­teriormente, la falta de soldados hizo que los reos fuesen incorpora­dos durante un período que oscilaba entre los seis meses y dos años, a los denominados «Batallones de Cas­tigo». Estas unidades estaban coman­dadas por jefes y oficiales extrema­damente enérgicos, que imponían un régimen de severísima disciplina. Todas las misiones de peligro, difí­ciles o repugnantes eran cumplidas en primer lugar por los «Batallones de Castigo». Así, era frecuente que dichas unidades sufriesen en com­bate hasta más de 50% de pérdidas en su personal.

Miembros de la Wehrmacht en el Frente oriental en 1942.

Miembros de la Wehrmacht en el Frente oriental en 1942.

Tags: , , ,
Publicado en Historia Europea, Segunda Guerra Mundial | Comentarios desactivados en WEHRMACHT

 
A %d blogueros les gusta esto: