Historias de la Historia

Anécdotas y Curiosidades del pasado

La Carga de la Caballería Polaca en Krojanty

Publicado por El hijo del Ahuizote en agosto 30th 2015

Probablemente la imagen más famosa y persistentemente recordada en el tiempo de la invasión de Polonia por la Alemania nazi (1 de  septiembrede 1939) es la de un escuadrón de osados jinetes polacos cargando a caballo con sus lanzas y sables contra los panzer alemanes. Todo un símbolo de la desesperación de unas gentes valientes, pero abandonadas a su suerte por las potencias aliadas e impotentes ante una tecnología infinitamente superior. En mi caso, uno de los primeros y más vívidos recuerdos de mi infancia en relación con la Segunda Guerra Mundial, es la lectura de un viejo tebeo de «Hazañas Bélicas» en una de cuyas historias se mostraba este episodio. Si no recuerdo mal, uno de aquellos lanceros polacos, se abalanzaba contra un tanque y antes de caer abatido, liquidaba con su lanza a un tripulante del blindado – creo que uno de los ametralladores (o el conductor, quizás) – tras introducir, en una increíble demostración de puntería su lanza por una de las troneras del carro de combate.

Pues bien, la cuestión es que ese osado y suicida ataque nunca se produjo. Ese heroico episodio es uno de los tantos mitos y leyendas existentes en torno a la Segunda Guerra Mundial. No obstante, ello no parece haber menguado la popularidad de la leyenda, incluso entre algunos historiadores e investigadores supuestamente serios. Según el historiador Steven J. Zaloga, la historia parece tener su origen en los primeros días de la campaña, de la mano de corresponsales de guerra italianos destacados en elfrente de Pomerania. Luego fue debidamente engrandecido, embellecido y transformado a su antojo por la poderosa propaganda nazi, siendo más atractivo en cada nueva versión de los hechos. También se ha dicho, de manera bastante insistente, que esa fue la última carga de caballería de la historia en un conflicto armado, a fin de pretender dejar sin argumentos a los defensores de la caballería, para dejar claro que la época del jinete había tocado a su fin, pero eso tampoco es cierto. Así a bote pronto, recuerdo un par de cargas de caballería más durante la Segunda Guerra Mundial – la delRegimiento «Savoia» italiano en Isbuschensky (Rusia) en agosto de 1942 y la del 26th Cavalry Regiment estadounidense en Morong (Filipinas) enfebrero de 1942 – y lo cierto es que las unidades de caballería continuaron teniendo un papel importante durante la guerra (precisamente los alemanes las utilizaron a menudo en la lucha antipartisana).

La fuente original está en una escaramuza cerca de la aldea de Krojantyen la tarde del 1 de septiembre de 1939 (es decir, el mismo día de la invasión). El Corredor de Pomerania, (también llamado «corredor polaco»)  uno de los principales objetivos de Hitler, ya que garantizaba el acceso almar Báltico, estaba guardado por varias divisiones polacas de infantería y por la Brigada de Caballería «Pomorska». El área era indefendible, pero esas fuerzas estaban estacionadas ahí para impedir al menos que laWehrmacht la tomase sin oposición, como había ocurrido en los Sudetes. Al estallar la guerra, esas tropas debían retirarse inmediatamente hacia el sur. Cubriendo el repliegue estaría el coronel Kazimierz Mastalerz (en la fotografía bajo estas líneas) con su 18º Regimiento de Lanceros Ulanos «Pomorskich» y unos regimientos de infantería.

A primera hora del 1 de septiembre, la y 20ª División de Infantería Motorizada del XIX Cuerpo de Ejército alemán al mando del generalHeinz Guderian empezaron a presionar a las fuerzas polacas del bosque de Tuchola. La caballería y la infantería consiguieron  contenerlas hasta primera hora de la tarde, pero finalmente se vieron obligadas a retroceder. Al atardecer, estaba amenazado el empalme ferroviario y viario clave que había al otro lado del bosque, así que Mastarlerz ordenó que se rechazara a los alemanes a toda costa. El coronel polaco contaba con su propio regimiento, alguna infantería y las tanquetas de la brigada. Las tanquetas TK eran viejas y estaban muy gastadas, así que fueron dejadas con una parte del regimiento para que sostuvieran las posiciones. Dos escuadrones de lanceros, unos 250 hombres, montaron en sus caballos y empezaron a rodear el flanco germano para atacar por detrás.

A primera hora de la tarde habían localizado un batallón de infantería alemán expuesto en un claro del bosque de Tuchola. Los escuadrones de caballería polacos estaban a unos cientos de metros, por lo que era factible lanzar una carga a sable. En unos instantes, los dos escuadrones habían salido del bosque y caído sobre la atónita infantería enemiga, a la que lograron dispersar causandole unas 20 bajas, sin que los polacos tuvieran apenas pérdidas. Cuando los jinetes se estaban reagrupando, aparecieron en el lugar unos cuantos vehículos blindados ligeros alemanes – probablemente del tipo Schewerer Panzerspähwagen y Leichter Panzerspähwagen – armados con cañones automáticos de 20 mm y ametralladoras, y abrieron fuego de inmediato sobre los jinetes polacos, que totalmente expuestos, empezaron a galopar intentando llegar al abrigo de una colina cercana. El propio coronel Mastarlerz y su estado mayor cayeron muertos, y las bajas fueron terribles (se habla de unos 20 muertos y otros 60 heridos o prisioneros, es decir, los dos escuadrones de la caballería polaca intervinientes en la escaramuza perdieron un tercio de sus jinetes). Sin embargo, gracias a su decidida acción los lanceros consiguieron ganar tiempo para la retirada de dos batallones polacos que estaban siendo atacados en la cercana batalla de Chojnice.

La evidencia de esta matanza fue descubierta al día siguiente por unos corresponsales de guerra italianos, a quienes unos soldados alemanes dijeron que aquello era consecuencia de que los jinetes polacos habían cargado contra los carros de combate. Los alemanes, impresionados por el fuerte y osado ataque, se las arreglaron para transformar una derrota táctica en una victoria propagandística, presentando así el ejército polaco como obsoleto y caduco. Y así nació la leyenda. Lo que ya no interesó tanto resaltar a los nazis fue que esa misma tarde Guderian tuviese que intervenir personalmente para impedir que el comandante de la 20ª División de Infantería Motorizada alemana retirase dicha unidad «frente a una intensa presión de caballería». Semejante presión procedía de ese mismo 18º Regimiento de Lanceros Ulanos, una unidad que había perdido el 60% de sus efectivos en los combates de ese día y cuyo tamaño no era ni el 10% de la unidad alemana a la que estaban empujando.

Los polacos también aceptaron la mentira pues ensalzaba el valor de su caballería, que dicho sea de paso, fueron las unidades del ejército polaco que más problemas dieron a los alemanes en su avance (incluso, llegaron a derrotarles en la batalla de Mokra). Eso sí, los enfrentamientos entre la caballería polaca y las unidades blindadas germanas se produjeron con los jinetes polacos luchando a pie, o atrincherados en posiciones fijas (más el apoyo de tanquetas, blindados y artillería), es decir, como infantería, y utilizando sólo la caballería para desplazarse rápidamente a otros lugares del frente. Pero todos sabemos el gran valor que tienen los símbolos y lo de las lanzas contra los tanques es una imagen muy poderosa sobre un pueblo que fue abandonado a su suerte cuando se vieron atacados por la tiranía y la sinrazón.


Fuentes:

Osprey: Soldados de la II Guerra Mundial: «El Ejército Polaco» de Stephen J. Zaloga

Tags: , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Eventos bélicos, Historia Europea, Segunda Guerra Mundial | Comentarios desactivados en La Carga de la Caballería Polaca en Krojanty

La catadora de alimentos de Adolf Hitler

Publicado por El hijo del Ahuizote en junio 7th 2015

Margot Wölk era una de las 15 jóvenes que debían probar la comida del tercer reich para asegurarse que ésta no estuviera envenenada. Con 96 años, Margot cuenta el terror psicológico al que tanto ella como sus compañeras fueron sometidas constantemente.

Catadora a la fuerza

Margot Wölk nació en 1917 en Wilmersdorf, Alemania. Ella se define como anti Nazi y afirma que fue forzada a unirse a la League of German Girls y a trabajar como catadora de la comida de Hitler. En el año 1941 mientras el esposo de Margot estaba en la guerra, ésta tuvo que abandonar su hogar en Berlín para evitar ser una víctima más de la guerra, ya que los continuos bombardeos estaban destruyendo la ciudad por completo.

Fue así como decidió trasladarse hasta la casa de su suegra en Partsch (actualmente Parcz, Polonia), una pequeña ciudad ubicada a 400 kilómetros de Berlín. Allí, el alcalde de la ciudad, quien se distinguía por ser un fiel miembro del partido Nazi, la obligó a formar parte del grupo de catadoras de comida del Führer.

Hitler temía por su vida y sus miedos no eran injustificados, sus enemigos se multiplicaban e inclusive un grupo de soldados alemanes intentaron asesinarlo colocando una bomba en la Guarida del Lobo, hay registros de que más de 5.000 alemanes fueron ejecutados por este hecho. Por esta razón Hitler sospechaba hasta de su sombra, por lo cual tenía a este grupo de jóvenes mujeres cuyo único trabajo era probar la comida y así descubrir si había algún veneno en la misma.

La seguridad alrededor de Hitler era tan extrema que Margot asegura que nunca llegó a verlo en persona, solamente conoció a su famoso perro, un pastor alemán llamado “Blondi”.

Miedo a morir

Las 15 jóvenes catadoras lloraban y temblaban de miedo cada vez que les tocaba probar los alimentos del Dictador, sabían que quizás esa comida podía ser la última de sus vidas, ya que había constantes rumores que indicaban que los británicos querían envenenar al Führer.

En este sentido, Margot relata:

“Teníamos que terminar la comida. Después, nos tocaba esperar una hora, y siempre teníamos miedo de ponernos enfermas. Llorábamos por la alegría de haber sobrevivido”

Entre algunas curiosidades, Margot recuerda que Hitler debió ser vegetariano, ya que nunca les dieron de probar ningún tipo de carne, siempre era arroz, fideos, coliflor, guisantes, pimientos, entre otros.

A finales del año 1944 cuando el ejército de los aliados avanzaba firmemente sobre un debilitado ejército Nazi, un oficial de la SS ayudó a Margot a escapar, salvándola de una muerte segura. El resto de sus compañeras fueron fusiladas en 1945, por lo cual Margot se convirtió en la única catadora sobreviviente de aquellos oscuros años de guerra.

Una época marcada por el horror y la muerte, en la que ocurrieron todo tipo de abusos y vejaciones. Lahistoria de Margot deja una vez más en evidencia lo terrible de un régimen que llevó a la muerte a millones de personas y utilizó su poder para pisar a todo aquel que estuviera por debajo.

Tags: , , , , , ,
Publicado en Segunda Guerra Mundial | Comentarios desactivados en La catadora de alimentos de Adolf Hitler

Junio de 1940, invasión de Francia

Publicado por El hijo del Ahuizote en octubre 26th 2014

Después de uno de los mayores éxodos en masa de la historia contemporánea, los parisienses que quedaron vieron un espectáculo convincente, de que nada de !o que se dijo del ejército alemán es fantasía.

Nazi-parading-in-elysian-fields-paris-desert-1940

Coches alemanes desfilando por los Campos Elíseos

Cada soldado alemán, cada pieza de material del ejército, es de la mejor calidad. El corresponsal recorrió en .bicicleta las columnas alemanas que eran dirigidas a través de la ciudad por soldados corpulentos, que llevaban discos de señales, blancos y rojos.

Desde las primeras horas de la mañana, cuando las tropas comenzaron a entrar, el pueblo los contempló silenciosamente y en actitud hostil, aunque las muchachas cambiaban saludos con los soldados. El corresponsal pudo ver a dos muchachas rubias sentadas junto con soldados sobre un pequeño cañón. Los soldados alemanes ordenaban a la población, en tono cortés pero firme, que circulara. Los gendarmes franceses, que ahora se hallan desarmados y no llevan ya máscaras contra los gases, recibieron instrucciones del gobernador militar francés, general Dentz, en el sentido de ser corteses y no demostrar antagonismo, y encuentran-, como es lógico, grandes dificultades para cumplir con esas órdenes. Esos gendarmes forman pequeños grupos en las esquinas, donde hablan entre ellos en voz baja, mientras dirigen el tránsito soldados en uniforme gris de campaña. El viernes, el general Dentz había publicado una proclama en la que exhortaba a la población a dominar cualquier pensamiento hostil y a no resistir a las tropas en circunstancia alguna. Ya por la tarde, cuando más de 30.000 soldados alemanes habían atravesado la ciudad, el pueblo arrojó la máscara de la animosidad y se veía con frecuencia a particulares que abandonaban su camino para ayudar a los alemanes a orientarse en la gran urbe.

Simbólica fotografía: Hitler y su comitiva en la amanecida del 23 de junio de 1940 posan tras la torre Eiffel de París.

Simbólica fotografía: Hitler y su comitiva en la amanecida del 23 de junio de 1940 posan tras la torre Eiffel de París.

Tags: , , , ,
Publicado en Historia Europea, Segunda Guerra Mundial | Comentarios desactivados en Junio de 1940, invasión de Francia

El pequeño pueblo alemán que se manifestó solo contra un Hitler recién llegado al poder

Publicado por El hijo del Ahuizote en febrero 5th 2013

Mössingen

Mössingen

Un día después de la llegada de Adolf Hitler al poder (hace ocho décadas), el Partido Comunista Alemán (KPD), perseguido por el nacionalsocialismo, convocó una huelga general en todo el país.

 

Sólo un pueblo de 4.000 habitantes en el suroeste de Alemania, Mössingen, atendió la llamada de la organización y, según los datos de que se disponen, entre 800 y 1.000 personas salieron a la calle y paralizaron dos fábricas que funcionaban en la localidad.

La policía, sin mayores problemas, terminó reprimiendo la protesta, la única que hubo en aquel día en toda Alemania.

Las autoridades de Mössingen, según el historiador Bernd Jürgen Warneken que ha escrito un libro sobre el tema, han tenido a través de la historia dificultades a la hora de confrontar los hechos del 31 de enero de 1933. Ya los nazis durante la década y media de su régimen habían sentado las bases para que la huelga de Mössingen fuera vista como un episodio orquestado por el stalinismo y por los enemigos de Alemania.

Partidos políticos opuestos a conmemorarlo

El que los comunistas hubieran tenido un liderazgo en los movimientos de oposición ilegales perjudicó la reputación de la resistenciaDurante la postguerra, la visión que habían impuesto los nazis sobre la huelga de Mössingen siguió en buena parte vigente, a lo que ayudó al dominio que han tenido durante mucho tiempo en esa región fuerzas conservadoras. Sólo hace 10 años, cuando se cumplió el 70 aniversario, se puso una placa conmemorativa de aquella protesta, pese a que dentro del ayuntamiento hubo resistencias. Sólo uno de los supervivientes de la huelga (Jakob Textor, que murió en 2010 con 102 años) pudo estar presente en ese acto.

Textor mismo, sin embargo, que pintó uno de los afiches de la huelga, nunca recibió un homenaje de la ciudad y el ayuntamiento rechazó una propuesta al respecto cuando él cumplió 100 años.

Esta semana, con motivo del 80 aniversario de la huelga, diversos grupos impulsaron una serie de actos conmemorativos, ante los que se mostraron reacios los representantes de la Unión Cristianodemócrata (CDU) (el partido de la canciller Angela Merkel) en el ayuntamiento de Mössingen.

El alcalde de localidad, el independiente Michal Bulander, quiso aprovechar el aniversario para activar un diálogo entre quienes, como él, consideran la huelga contra Hitler como un acto de resistencia legítimo y aquellos que critican los disturbios que hubo en el marco de la misma.

El libro de Warneken, No pasó nada en ninguna parte, salvo aquí (Das ist nicht nirgends gewesen, ausser hier) apareció originalmente en 1982, en Rotbuchverlag, y recientemente ha sido reeditado por Talheimer Verlag, con motivo del aniversario de la huelga. En el prólogo para la nueva edición, Warneken se ocupa de las dificultades que ha tenido Mössingen con la memoria de la huelga y ve este problema dentro del marco de la tardanza que tuvo Alemania en abordar del pasado nazi y en rendir tributo a aquellos que trataron de resistirse al régimen.

Warneken recuerda que la República Federal de Alemania (RFA) se demoró mucho en ver como algo legítimo la rebelión de los oficiales, encabezados por Stauffenberg, que trataron de dar muerte de Hitler el 20 de julio de 1944.

Si honrar a los rebeldes del 20 de julio (todos ellos de procedencia conservadora) no era fácil, más difícil aún era rendir tributo a la resistencia obrera, muchas veces liderada por el KPD, de la que, dice Warneken, casi no se habló en los medios, ni en los libros de historia durante años, pese a ser la más activa y la que más víctimas puso.

«El que los comunistas hubieran tenido un liderazgo en los movimientos de oposición ilegales no ayudó a su reputación, sino perjudicó la reputación de la resistencia», dice Warneken.

A ello se agregaba un factor local que era el que la que había en Mössingen entre los antiguos nazis y los antiguos opositores al régimen, que en muchos casos eran vecinos o trabajaban en el mismo sitio.

Esto hacía temer, según Warneken, que el recuerdo de la huelga pudiera envenenar la vida social de Mössingen con lo que «el llamado a no resucitar viejas heridas no sólo estaba determinado ideológicamente». Ahora la situación ha cambiado, según Warneken, y el fin de la guerra fría hace que aumente la conciencia de que el pasado rojo también forma parte de la identidad de Mössingen.

Tags: , ,
Publicado en Segunda Guerra Mundial | Comentarios desactivados en El pequeño pueblo alemán que se manifestó solo contra un Hitler recién llegado al poder

Horst Wessel Lied

Publicado por El hijo del Ahuizote en enero 23rd 2012

Horst Wessel Lied (‘Canción de Horst Wessel’), también conocida como Die Fahne hoch (‘La bandera en alto’), era el Himno del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán. La letra, de 1929, es obra de Horst Ludwig Wessel, miembro del partido de los primeros tiempos y la música es una vieja cancion del folklor del Norte (el himno del soldado).

Horst Ludwig Wessel murió en 1930 a consecuencia de un disparo de bala hecho por alemanes comunistas, el suceso no tenía que ver con la política sino a causa de una deuda que tenia Wessel, sin embargo Goebbels aprovechó la ocasión para elevarlo a mártir y de paso usar la letra del poema que había escrito en 1929 para formar el Himno del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán. Lea el resto de esta entrada »

Tags: , , , , , , , , ,
Publicado en Segunda Guerra Mundial | Comentarios desactivados en Horst Wessel Lied

 
A %d blogueros les gusta esto: